Para la Provincia, la pobreza en Córdoba triplica la del Indec: alcanzaría el 29%

Es la estimación que hizo la secretaria de Promoción Social y Desarrollo Humano, Alejandra Torres. Por su parte, Guillermo Aón, desde el Municipio, coincidió en que la cifra del organismo "no refleja la realidad".
El retroceso en los índices de pobreza difundidos por el Indec fue ayer duramente cuestionado por la Provincia y el Municipio, que aseguran que desde hace un año las necesidades no paran de crecer en los sectores de menores recursos, que cada vez son más numerosos.

Desde el gobierno provincial estimaron que las cifras reales casi triplican las difundidas por el cuestionado organismo. Según el Indec, la pobreza es del 11,8 por ciento para la provincia y del 10,7 por ciento en Río Cuarto.

Alejandra Torres, secretaria de Promoción y Desarrollo Humano, aseguró que la realidad habla de que 3 de cada 10 cordobeses no cubren la canasta básica.

"La pobreza es más que un indicador, se siente, se palpita cuando uno trabaja en el día a día con la gente que más lo necesita", aseguró la funcionaria, mentora del Sistema de Registro Único de Familias y/o Personas Beneficiarias de Programas Sociales. "Nosotros hemos recibido 40.000 nuevos pobres desde el año pasado hasta

la fecha de todos los programas sociales", puntualizó. Y agregó: "Esto no quiere decir que haya 40.000 nuevos pobres sino que gracias a la mayor difusión de programas hay una mayor demanda. De todas maneras, cabe destacar que nosotros trabajamos con un indicador más alto que el del Indec. Según nuestras estimaciones la pobreza en la provincia de Córdoba así como en el resto del país oscila entre el 29 y el 30 %".

Guillermo Aón, secretario de Desarrollo Social Municipal, remarcó que "los datos del Indec evidentemente no reflejan la realidad al menos que vemos nosotros en Río Cuarto, donde en el segundo trimestre tuvimos un incremento de la demanda social del 8 por ciento", dijo.

La situación en la ciudad no sólo se da en las oficinas de la Secretaría a cargo de Aón, también se advierte en el crecimiento de algunos asentamientos, especialmente ubicados en la ribera del río o en las vías. En la cartera de Desarrollo Social local, los pedidos de alimentos y de soluciones a problemas habitacionales encabezan las presentaciones de vecinos. "Incluso estamos viendo que incluso están llegando personas con trabajo, con salario, pero que les es insuficiente", destacó Aón.

"El Indec no tiene indicadores válidos"

"El Indec no tiene indicadores válidos. Desde el año pasado estamos manejando esa cifra y en función de esa cifra estamos diseñando algunos instrumentos para luchar contra la pobreza", agregó la secretaria de Promoción y Desarrollo Humano, quien en este contexto destacó la necesidad de contar con indicadores de medición de la pobreza válidos "para generar instrumentos y herramientas que nos permitan focalizar la atención en las personas que más lo necesitan o bien hacer un monitoreo de nuestra focalización de las políticas sociales. Por eso estamos poniendo en marcha el Sistema de Registro Único de familias y/o personas beneficiarias de programas sociales", explicó.

"La pobreza es un problema, un flagelo que debe abordarse integralmente. Los programas impulsados desde el Ministerio de Desarrollo Social y puntualmente desde esta Secretaría no están destinados solamente a dar de comer sino también a satisfacer las necesidades básicas vinculadas a la salud, educación y el trabajo; porque no se puede hablar de excluir a las personas de la marginalidad en que viven si no es a través de un trabajo digno", indicó Torres.

Por su parte, Aón remarcó que "también estamos percibiendo más familias extendidas, es decir, aquellas viviendas donde viven padres, hijos y nietos por la imposibilidad de afrontar los costos de un alquiler", indicó.

Con respecto a las posibilidades que tiene el Municipio para poder afrontar este incremento en la demanda, el secretario de Desarrollo Social explicó que se está poniendo el acento en ayudas para ampliación de viviendas, aportes alimentarios y hasta pagos parciales de alquileres para un pequeño grupo de familias que justificaron ante equipos técnicos esa necesidad.

En Río Cuarto, hay ya 7 mil familias con dificultades habitacionales y que aguardan la llegada de los postergados planes federales de vivienda.

Pero hay también otro número que objeta los datos del Indec: actualmente el Municipio entrega 1.700 paquetes de alimentos frescos para que las familias preparen sus propias comidas en sus casas, buscando reconstituir un hábito dañado. En el semestre pasado eran 1.300 raciones.

"Hay que tener en cuenta que una parte de ese crecimiento tiene que ver con una política impulsada desde la Municipalidad, que busca avanzar con estos módulos y entonces no todo es un crecimiento por más necesidad. Pero sin dudas que una parte sí lo es", destacó Aón.

Comentá la nota