Para proteger a vecinos prohiben fumigar con agroquímicos

Para proteger a vecinos prohiben fumigar con agroquímicos
San Jorge.— Un juez ordenó la suspensión inmediata de tareas de fumigación en campos aledaños a la zona urbana de esta ciudad del departamento San Martín, ante la presentación de un recurso de amparo interpuesto por un grupo de vecinos damnificados y el Centro de Protección a la Naturaleza (Cepronat) de Santa Fe, bajo el patrocinio de la abogada ambientalista Gabriela Ferrer. Es la primera vez que se adopta una medida judicial de estas características en el territorio provincial y la cuarta a nivel nacional. Hubo casos anteriores en Córdoba, Formosa y Buenos Aires.
El recurso presentado en la tarde del lunes último tiene la finalidad de evitar que los vecinos que viven en cercanías del límite urbano norte con la zona rural (barrio Urquiza), sufran las graves consecuencias de la aspersión de agroquímicos que se realizan sobre los sembrados de soja aledaños a sus viviendas. Tendrá validez hasta tanto el municipio y el Concejo aprueben una norma que delimite la línea agronómica.

La medida cautelar presentada en el Juzgado Civil, Comercial y Laboral 11, a cargo de Tristán Régulo Martínez, rige contra la labor desarrollada por dos propietarios de campos sojeros y se notificó además a contratistas, fumigadores, al municipio y al Ministerio de Salud provincial.

El fin inmediato es lograr el cese de la aplicación de fitosanitarios que según la evidencia científica aportada por los vecinos "tienen consecuencias severas para la salud de sus hijos". El recurso fija un límite de 800 metros desde la zona urbana, en los que prohíbe todo tipo de aplicación de agroquímicos por métodos terrestres y de 1.500 metros para aspersiones aéreas.

En 2007 y ante una presentación del Cepronat, la Defensoría del Pueblo de la provincia, mediante la resolución Nº 55 y ante el avance incontenible de la frontera agropecuaria, aconsejó al gobernador y a la Dirección de Sanidad Vegetal delimitar —con urgencia— la línea agronómica prevista por ley en todas las localidades de la provincia.

Demora. Esta situación se demoró pese al tiempo transcurrido e impacta en forma negativa sobre la población. Los vecinos, aún con limitaciones económicas y ante una amenaza directa a su salud, deben recurrir a una presentación judicial para que se garantice y proteja su derecho constitucional a vivir en un ambiente sano.

Las infracciones a la ley 11.273 de fitosanitarios son moneda corriente en el ámbito de la provincia de Santa Fe. La falta de delimitación de la línea agronómica se demora tanto por ineficiencia gubernamental del organismo de control como por las autoridades comunales que privilegian la producción y la contaminación antes que la salud de las personas.

Ante esta situación de desprotección, es la sociedad civil la que debe accionar sobre las autoridades. Los recurrentes casos aún no resueltos, entre los que se cuenta el paradigmático de Las Petacas (localidad que está a 35 kilómetros al oeste de San Jorge), tendrán como antecedente el recurso legal presentado por las 23 familias sanjorgenses.

La situación se repite en otro barrios de la ciudad, y en las localidades vecinas. Al oeste de San Jorge está el barrio Plan Federal compuesto por 72 casas. Calle mediante hay una plantación de soja totalmente limpia, lo que indica que los fitosanitarios se aplican regularmente.

Denuncia anterior. El caso fue anteriormente denunciado ante la Secretaría de Medio Ambiente de la provincia e incluye además todos los problemas ambientales que afectan a San Jorge y aún, a pesar de la reciente creación de la Secretaría Municipal de Medio Ambiente, no fueron resueltos.

El escrito revela las situaciones ambientales más agobiantes que afecta a la población desde hace muchos años. Detalla que dañan intensamente el medio ambiente y a sus habitantes en su salud física y espiritual y afectan profundamente la calidad de vida. Invoca además la lesión a los derechos consagrados en la Carta Magna y en tratados internacionales con jerarquía constitucional.

Comentá la nota