Para la protección de bosques, el Chaco podría recibir de 40 a 50 millones de pesos

Para la protección de bosques, el Chaco podría recibir de 40 a 50 millones de pesos
El secretario de Recursos Naturales y Medio Ambiente, Mario Oscar Bejarano, dijo ayer que hay satisfacción a nivel provincial por la decisión de la presidenta Cristina Fernández de firmar el decreto de reglamentación de la Ley Bonasso, que pone un freno a los desmontes indiscriminados, y estimó que el Chaco podría recibir entre 40 y 50 millones de pesos anuales para financiar una política de conservación del bosque nativo.
Bejarano, en declaraciones a FM Universidad, dijo que las provincias que integran el Consejo Federal del Medio Ambiente tuvieron acceso al proyecto de reglamentación una semana antes de que el decreto fuera firmado. “Nosotros vemos plenamente reflejado el trabajo del nuevo gabinete de Medio Ambiente y nos sentimos satisfechos”, planteó.

No obstante, dijo que “hay que aclarar que hay mucho por trabajar en materia reglamentaria. Lo sustantivo es que es una gestión que el goberandor Capitanich ya la había hecho cuando era senador, que fue quien trabajó por la creación del Fondo Nacional de Conservación de Bosques Nativos. Fue sustantiva la ingerencia de nuestro gobernador, y gracias a ello podemos contar con fondos para conservación. Son recursos muy necesarios”.

Fondo a la vista

El funcionario dijo que otro tema que demandará trabajo y definiciones es “la segunda etapa de reglamentación del Fondo, para ver cómo se lo implementa y cómo llega a la provincia”.

En algún momento se habló de un fondo de 1.000 millones de pesos anuales, pero ahora hay dudas por las actuales circunstancias fiscales. Cuando se le preguntó cuánto podría recibir el Chaco, Bejarano explicó que el Fondo “queda atado a lo que las jurisdicciones nacionales ejecuten en materia de normativa de ordenamiento, es decir lo que definan sobre la confección de áreas rojas, verdes y amarillas”.

“Si el resto de las provincias zonifican en los términos de lo que supuestamente debían zonificar de acuerdo con una planilla que había sacado la secretaría, estaríamos en condiciones de recibir entre 40 y 50 millones de pesos”, indicó. Pero explicó que hay que esperar que las demás provincias terminen sus proyectos de zonificación.

En el esquema definido, la zona roja es aquella que demanda el mayor nivel de protección. La idea es que se conviertan en áreas protegidas, en las cuales no se podrán realizar actividades de extracción maderera ni desmontes. En los bosques de zona amarilla también estará prohibido el desmonte, pero podrán ejecutarse tareas de aprovechamiento sostenible (por ejemplo una extracción maderera razonable o una producción ganadera controlada en el monte). La zona verde implica que allí las actividades prohibidas en las otras dos podrán realizarse, además de permitirse desmontes parciales.

Los desmontes en el Chaco

Paralelamente a lo que es la Ley Bonasso, en el Chaco desde agosto de 2006 rigió un decreto dictado por el entonces gobernador Roy Nikisch, disponiendo que no se iban a dar permisos de desmontes hasta tanto no se hiciera el ordenamiento territorial de bosques. Desde entonces, al menos oficialmente, sólo siguieron los desmontes autorizados previamente, los que en los casos más tardíos terminaron a mediados de 2007.

Bejarano dijo que las multas por violar las restricciones serán mucho más duras que las anteriores, y se establecen graduaciones según cuáles bosques de qué zonas se afecten. Por ejemplo, la multa más baja será de 3.000 pesos por hectárea, y puede llegar a los 24.000 pesos o más por hectárea.

Además, se fijará un mecanismo de penalidades no arancelarias, con otras instancias no administrativas, contravencionales o penales. “Tiene que actuar otras instancias, inhibiendo los accesos al título, inhibiendo la compraventa de inmuebles, porque sabemos que hay empresas o sociedades fantasmas que compran campos, los desmontan impunemente, y cuando uno quiere actuar esas figuras societarias ya no existen y el organismo de aplicación queda pagando, con la imposibilidad de dirigir hacia alguien las actuaciones”, añadió.

Comentá la nota