Para los privados, la inflación puede llegar al 22%

La inflación para éste año superará la del año pasado y no bajará del 20% anual. Así lo pronosticaron los economistas privados José Luis Espert y Jorge Colina, miembro del Instituto para el Desarrollo Social (IDESA). Espert, director de su propia consultora, prevé que la escalada de precios en 2010 oscilará entre el 20% y el 22%. Colina, en cambio, proyecta una inflación levemente menor para los próximos doce meses: "Estaría en el orden del 18% y el 20% anual según datos obtenidos de estadísticas oficiales".
Para los dos economistas, los sectores que registrarán una mayor suba de precios en 2010 serán los de esparcimiento y entretenimiento (cine, teatro, salidas a comer, actividades recreativas y deportivas), las prepagas y servicios médicos, la educación privada y los colegios, y los alimentos (carnes, lácteos, frutas y verduras). "Vemos en el primer semestre una suba importante de aquellos productos que se consumen en el hogar, mientras que para los que se consumen fuera el incremento será mayor en la segunda parte del año", explicó Espert.

Según el analista, a fines de 2009 se evidenció una aceleración muy fuerte en el valor de las prepagas y del entretenimiento. "Eso no se vio en 2007 y tampoco en 2008, incluso a pesar de que en esos períodos el Gobierno ejerció presión para contener los precios de los sectores proveedores de servicios domésticos", opinó Espert.

En la misma línea que su colega economista, Colina pronosticó que los aumentos de precios de los alimentos y de las tarifas de servicios públicos presionarán sobre el costo de vida durante éste año.

"Existen gastos que pesan mucho sobre la canasta de la clase media, como la educación y la salud. Y es allí donde cada aumento salarial que tienen estos sectores son trasladados a precios. Con un pedido de aumento de salarios del 20%, es de esperar que los precios también se incrementen en esa proporción", aclaró el economista de IDESA.

Para Espert, la prueba de que la inflación se va a disparar durante 2010 es el reciente incremento del precio de la carne vacuna, que en un mes y medio aumentó casi un 60%. "Lo cierto es que comemos vaca. Esto se da más allá de las virtudes energéticas que tengan otros productos, como el pollo y el cerdo", concluyó Espert.

Además de los aumentos en servicios públicos, educación, salud y alimentos, para Colina hay otro ingrediente que contribuirá a hacer crecer la inflación anual. Se trata de la indumentaria.

Comentá la nota