Para Pipita, la ...

Para Pipita, la ...
Gonzalo protagonizó otro milagro para el Madrid: había puesto el 1-1 y en el descuento le dio el 3-2 vs. Getafe, en un final infartante. Y aún no juega en la Selección...
Traigan bronce que ídolo hay. Gonzalo Higuaín volvió a salvar al Real Madrid y los hinchas merengues potenciarán su adoración. No sólo deben quererlo, también rendirle tributo. Es que lo del Pipita es tremendo: el goleador blanco en esta Liga, con 18 (16 en el Bernabéu), tres más que el emblemático Raúl y, por ejemplo, dos más que los de Van Nistelrooy en la 07/08. Pero con el aliciente de que son uno más importante que el otro. Esta temporada, siempre que el ex River convirtió, los madrileños ganaron, y algunos de sus gritos estuvieron implicados en un dramatismo casi extremo, como el de ayer.

Y también en momentos inesperados, porque no se veía venir otro milagro de Higuaín. El empate sobre el final del primer tiempo llegó casi de casualidad: con sorpresiva facilidad le ganó la posición al Cata Díaz. Lo más fuerte no fue eso, sino lo que ocurrió en los minutos finales, que tuvieron un ritmo frenético, de ésos que parecen gustarle al argentino. En un ataque del Madrid, Gonzalo simuló una falta en el área y vio una amarilla que acarrea suspensión: no estará ante el Sevilla. Enseguida marcó el Getafe y al toque volvió a igualar Guti. El volante, peleado con el técnico Juande Ramos, clavó un tiro libre. En la jugada siguiente, Pepe empujó a Casquero en el área y, luego de que el juez cobró el penal, el portugués le dio dos patadas al rival, todavía en el piso: obvio, expulsado, y se perdería el choque clave con el Barcelona, en dos fechas. Pero la misma víctima se hizo cargo del remate y sobró la situación: la picó mal y Casillas la paró fácil, con una mano. "Tirar el penal como lo hizo Casquero es una falta de respeto", lo acusó Juande. Esa canchereada del volente tuvo un precio tremendo. Porque en el tercer minuto de descuento, sí, llegó el clásico milagro de Higuaín. "Acá estoy yo", gritó, no con la boca, sino con su pie izquierdo, con el que la clavó en el ángulo.

Y acá está el Madrid, que se puso a tres del Barcelona, que juega hoy. "La fe de este equipo es ilimitada. (...) Tenemos todavía una desventaja, pero vamos a seguir luchando hasta el final. Aguantaremos todo lo posible y a ver si tenemos un poquito más de suerte", tiró el delantero.

"Otro milagro de Higuaín", tituló el diario As en su versión web. Sin embargo, parece que eso no alcanza para ganarse un lugar en la Selección. Maradona siempre miró para otro lado: Lavezzi, Licha López y Diego Milito fueron los delanteros elegidos para la última convocatoria, además de los intocables Messi, Agüero y Tevez. ¿Qué más tiene que hacer Gonzalo?

Claro, hace rato que viene reclamando un lugar. No expresamente. Nunca salió en algún canal deportivo exigiéndoles a Maradona o, en su momento, al Coco Basile, su presencia en la convocatoria. El tiene su modo de sugerir, por así decirlo, que está preparado para un llamado, y es adentro de la cancha y a fuerza de goles.

No hay dudas de que él quiere estar. Ya rechazó la convocatoria de Raymond Domenech para Francia. Y en la única vez que vistió la albiceleste, en un amistoso del Sub 23 contra Guatemala, fue 5-0: metió dos goles y resultó la figura del equipo que dirigió el Checho Batista.

Los merecimientos son evidentes. Por ejemplo, tiene más gritos que Milito (16, está tercero en la tabla de goleadores de Serie A) y más del doble que Licha (seis) y Lavezzi (siete). Incluso, festejó más que el Kun, que lleva 14 en la Liga. Lo supera el indiscutible Messi, con 20.

Desde la Copa América del 2007, últimos partidos que jugó Hernán Crespo, la Selección busca otro nueve de área. A pesar de su contextura física, tal vez el Pipita no sea la respuesta para esa posición, ya que en el Real Madrid suele ocupar otro lugar, más retrasado. Pero parece capaz de aportarle muchísimo al equipo de Maradona.

El técnico aseguró tener "otras variantes" en su puesto. ¿Acaso todas las variantes anulan el momento dorado que hoy atraviesa Gonzalo? Para el Pipita, la...

Comentá la nota