Para las pintadas o chapuzones, los políticos esta vez eligen Mar del Plata

Para las pintadas o chapuzones, los políticos esta vez eligen Mar del Plata
Duhalde ya largó su campaña. Scioli, Carrió, De Narváez y Das Neves se dejarán ver por la playa.
Los turistas que vuelven en auto desde Playa Grande y se someten a transitar a paso de hormiga el camino hacia el centro. Los que cruzan apurados la Plaza Colón para apostar unas fichas en la ruleta. Los que no pueden pagar una entrada al teatro y se sientan en las escalinatas frente a los lobos marinos para ver los espectáculos de humor a la gorra. Y hasta Daniel Scioli, que ayer trotó por la costa muy temprano, cuando la brisa marina era tenue y ya se vislumbraba un día de sol radiante.

Todos, a lo largo de la sinuosa costa marplatense, se toparon con la consigna Duhalde Presidente. Escrita con pintura blanca, sin más eslogan ni firma ni sello, había emergido el sábado, pero ayer parece que alguien trabajó durante la madrugada: la frase se repetía en el asfalto cada treinta metros. Una muestra de que el verano político, a dos años de las presidenciales, comienza a calentar la temperatura en Mar del Plata.

Como la temporada misma, lo mejor aún está por llegar. No son muchos los dirigentes políticos que hunden sus pies en la arena. El aluvión se espera para después de Reyes.

Los que ya se dejaron ver: el gobernador Scioli, que tiene su búnker en el hotel Hermitage. El sindicalista gastronómico Luis Barrionuevo y su mujer, la diputada Graciela Camaño, que tienen casa con pileta pero nunca dejan pasar el chapuzón en el mar de Punta Mogotes. Y el senador radical por Corrientes, Nito Artaza, que guarda un as bajo la manga: aquí se comenta que invitó a Julio Cobos a ver su nueva obra, Primera dama se busca.

Los que vendrán: Elisa Carrió, que hará playa el sábado; el gobernador de Chubut, Mario Das Neves, quien prepara un acto en pleno enero; Francisco de Narváez, habitué de Cariló, que también diseñó cartelería para la vía pública y el ministro de Economía, Amado Boudou, posible aspirante a intendente en 2011.

¿Mauricio Macri? En el balneario Doce de Mogotes, refugio por excelencia de futbolistas, lo esperan para un partido de fútbol cinco. La movida es seguida con buenos ojos en el PRO: la arena siempre es un imán para seducir votantes relajados.

Comentá la nota