Para Perceval, su aval a la prórroga del Impuesto al Cheque no es una obsecuencia

Esta mañana, la senadora nacional justicialista, Marita Perceval, reconoció que dio su apoyo a esa extensión y señaló que no debe tomarse como una obsecuencia al gobierno de Cristina de Kirchner. Admitió que debe discutirse una nueva coparticipación para las provincias.
En medio de la polémica por la falta de fondos provinciales y los reclamos de recursos a la Nación, luego de la sanción del Presupuesto nacional 2010 anoche en el Senado, surgió otro cuestionamiento: la aprobación de la prórroga del impuesto al cheque. Para la oposición mendocina este punto era clave porque buscaban que se aumentara la coparticipación. Actualmente el 70 por ciento de su recaudación va enteramente a las arcas de la Nación.

Esta mañana, la senadora nacional justicialista, Marita Perceval, reconoció que dio su aval a esa extensión y señaló que no debe tomarse como una obsecuencia al gobierno de Cristina de Kirchner.

"Se tiene que lograr la posibilidad real de trabajar en una nueva coparticipación. Y eso va a ordenar a todos los demás impuestos si se ven desajustados. Pero todo esto se normalizará cuando se normalice todo el sistema, teniendo en cuenta la crisis financiera que hemos tenido en el país y el mundo, pero también tiene que ver con la deuda externa y todo lo que afectó al Estado Nacional", alcanzó a decir la legisladora. "Yo voté a favor y la oposición entiende que hay que votar todo en contra. Se mira mal y puedo quedar como antipática pero no se trata de obsecuencia".

Asimismo Perceval desmintió que haya tenido un desencuentro con el vicegobernador Cristian Racconto, quien ayer viajó a Buenos Aires para dialogar con los legisladores nacionales sobre la promoción industrial. "Sólo lo vi en el salón rosado dialogando con otros legisladores y sacándose fotos", expresó.

De esta manera, la Cámara Alta aprobó el proyecto de ley que prórroga la vigencia de cinco impuestos clave para la financiación de la administración kirchnerista. El más importante es el que se aplica sobre los débitos y créditos bancarios, más conocido como "impuesto al cheque", que será extendido por dos años. Según la estimación oficial, este tributo aportará al fisco unos 23.500 millones de pesos el año próximo.

"Mantiene la lógica K de que la caja es del gobierno nacional y si las provincias están mal que pidan créditos", dijo ayer el titular de la UCR, Gerardo Morales.

Comentá la nota