Para Peralta sería “desorbitante” acceder a la petición

Señaló que las pretensiones fueron en forma individual y que se llegó a un acuerdo con la Asociación.
Días pasados, “El Periódico Austral” se hizo eco de una situación que se había generado en el ámbito de la salud provincial. Para ser más exactos dábamos cuenta de las pretensiones de los anestesistas: superar los 30 mil pesos de ganancias, entre salario y arancelamiento.

“Algunos pretenden que sea tratada como una cuestión de mercado”, así definió el subsecretario de Salud, Daniel Peralta, a la situación que se llega por la falta de profesionales y la “capacidad” de negociación de la entidad que los nuclea. Vale destacar que en la actualidad perciben una cifra que ronda los 24 mil pesos.

Para el titular de la cartera de Salud sería “desorbitante” acceder a lo que están pidiendo en “forma individual”. A la vez que admitió que hubo una reunión con los integrantes de la Asociación de Anestesia de Santa Cruz, quienes “han entendido perfectamente todo lo que se le ha explicado y se ha llegado a un acuerdo”. Además, ceder ante tal petición significaría “disparar los costos en salud y después no poder afrontar los gastos”. Desatacando que “si bien la salud no tiene precio, si tiene un costo que hay que asumir”.

Por otra parte, Peralta sostuvo que la ausencia de anestesistas es una problemática global que no nos atañe solamente a la provincia ni al país sino que se extiende a Latinoamérica y a países de Europa. Y recordó algunas cuestiones para entender por qué se llega a situaciones como estas. “La problemática se genera en el país hace muchísimos años, 25 ó 30, cuando la asociación que nuclea a los anestesistas del país toma a su cargo la rectoría de dar las especialidades y de decidir cuantos se formen a nivel país. Esto se hizo sin una adecuada política de recursos humanos: no se tuvo en cuenta bajas por fallecimiento, jubilación, por cambio de especialidad o por cualquier otro motivo”.

Esta situación motivó que en algunos años la falta de anestesistas sea una verdadera problemática estructural que se extendiera a todas las provincias argentinas. Se llegó a una cuestión de mercado como consecuencia de una mala política de recursos humanos en salud: A más escasez, más se cotiza”

Estos desequilibrios se intentan subsanar desde hace un par de años desde el Ministerio de Salud de la Nación, especialmente, a través de la gestión del ex ministro Ginés González García. La actual titular de la cartera, Graciela Ocaña, ha mantenido una línea pero sucede que recomponer las falencias estructurales del sistema lleva años. De ahí la importancia cuando hablamos de continuidad de políticas en diferentes gestiones. Nuestra Democracia madurará realmente cuando comprendamos esto y aquellas cosas que se hicieron bien no solo permanezcan en las futuras conducciones sino que sean mejoradas.

Para el funcionario provincial, el problema básicamente radica en los sistemas de salud de la región que se han visto agravado durante los ’90 en pleno auge del neoliberalismo. En la actualidad, el sistema de salud argentino se encuentra muy fragmentado. Hay varios subsistemas con distintas modalidades de pago. “Un profesional con el mismo trabajo percibe diferente renumeración en el subsector público, en el subsector del Estado provincial, en el subsector del Estado municipal o en el subsector del Estado nacional. También la remuneración es diferente algunas ONGs, fundaciones y otras instituciones que prestan similar servicio. Un sistema de estas características es un sistema con falta de equidad, totalmente injusto” señaló.

En su momento, la anterior gestión de la cartera de salud provincial acordó pagar un plus para algunas especialidades críticas, no por el trabajo que realizan sino por la falta de capital humano para desarrollarlas. Esto que en su momento sirvió para alcanzar una solución e iba en consonancia con lo que había dispuesto el COFESA (Consejo Federal de Salud) para Peralta significó una medida odiosa que brindó soluciones. “De esta forma se consiguió traer neonatólogos y terapistas pediátricos que hoy son un gran recurso humano. Estas especializaciones en la provincia son de un gran nivel. Fue una medida que le trajo muchos beneficios a la población, también es cierto que fue en el marco de inequidad según desde donde se lo mire. Fue una medida odiosa pero acertada y muy prudente”, insistió.

En el fondo discutir esto es cuidar un sistema de salud que es la envidia del resto del país.

Comentá la nota