Para dar pelea a los Kirchner, Duhalde tira líneas a la UCR

Para dar pelea a los Kirchner, Duhalde tira líneas a la UCR
La política suele hacerse en los lugares menos pensados. Hace tres semanas, en una mesa de un polideportivo que se inauguraba ese día bajo una autopista porteña, el dirigente radical Enrique "Coti" Nosiglia escuchó de dos enviados de Eduardo Duhalde lo necesario que sería que él apoyara la operación política que busca que la oposición tome el control de las presidencias de Diputados y el Senado.
Nosiglia prestó especial atención a los argumentos dados por sus interlocutores duhaldistas, Ramón Puerta y Miguel Ángel Toma, y también por el anfitrión del evento, el sindicalista Luis Barrionuevo. Por allí también estaba el jefe porteño, Mauricio Macri.

Este caso es sólo un ejemplo de los múltiples contactos que mantienen por estas horas Duhalde y diferentes jefes de la UCR. El ex presidente está convencido de que solo logrará vencer a los Kirchner si consigue aliarse con el viejo partido con el que rivalizó durante toda su carrera.

"Vamos a un Gobierno de unidad patriótica nacional", adelantó su jugada el martes, durante el cierre de un seminario de su Movimiento Productivo Argentino (MPA), en el que entregó una distinción a la familia del ex Presidente Raul Alfonsín.

Duhalde repite que la única manera de que el país salga adelante es logrando acuerdos interpartidarios para encontrar soluciones concretas a lo que él llama "los problemas urgentes de la Argentina". Pero sus planes políticos para la coyuntura suelen ser más terrenales.

Así como buscó el apoyo de "El Coti" para conseguir que la oposición asuma en las cúpulas parlamentarias, el bonaerense trabajó para que el vicepresidente, Julio Cobos, también lo ayude en ese plan, contaron fuentes de su entorno. Duhalde tiene con él una relación cordial desde los tiempos en que era presidente y el mendocino gobernador de su provincia. Ahora quien suele llevar y traer mensajes entre ambos (por precaución le esquivan a los encuentros cara a cara) es su esposa, Hilda "Chiche", que comparte con Cobos el espacio común del Senado.

Mientras tanto, y siempre mirando más allá de la coyuntura inmediata, Duhalde mantiene contactos con casi toda la dirigencia de la UCR, desde sus viejos aliados Leopoldo Moreau, Federico Storani o Ricardo Alfonsín, a su interlocutor más teórico, Rodolfo Terragno. Con este último comparte la idea de la necesario que es acordar "políticas de estado" interpartidarias: el ex jefe de Gabinete de la Alianza presentó un plan en ese sentido llamado "10/16". Incluso lo expuso hace un mes en una sede del MPA.

¿El ex presidente piensa en una fórmula para el 2011 integrada por un peronista y un radical, o viceversa? Sus consejeros aseguran que no. Pero admiten que el escenario electoral es complejo para el PJ: "Falta mucho, todo puede pasar".

Comentá la nota