Para paliar la crisis, Bush y Sarkozy proponen una cumbre mundial en Estados Unidos

El presidente norteamericano ofreció su país - sin precisar día o lugar - para ser la sede de una reunión extraordinaria del G8 donde se encuentren las vías de solución a desorden financiero internacional

CAMP DAVID, EE.UU.- El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, anunció esta tarde que Estados Unidos albergará una cumbre internacional sobre la crisis financiera sin precisar un lugar o fecha determinada.

"Espero albergar la reunión en el futuro cercano, para asegurarnos de que esta crisis no vuelva a ocurrir", dijo Bush luego de darle la bienvenida al presidente francés, Nicolas Sarkozy y el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Barroso, para hablar precisamente sobre la crisis.

En tanto, Sarkozy propuso que el encuentro tenga lugar a fines de noviembre en Nueva York. El tema central de la cumbre serán las vías de solución a la crisis bancaria mundial y las formas de evitar que en el futuro se generen crisis similares.

Por su parte, el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, ofreció que la cumbre tuviera lugar en la sede central del organismo internacional que dirige.

Bush quiere que tanto líderes de países desarrollados como de aquellos en vía de desarrollo participen y propongan ideas en esa cumbre, según informó la Casa Blanca en un comunicado posterior.

Reformas profundas. Sarkozy ha propuesto, entre otras medidas, una reforma del modelo de funcionamiento de las instituciones financieras multilaterales -el Fondo Monetario Internacional (FMI), principalmente-, para adaptarlo al nuevo escenario financiero. Tanto el FMI como el Banco Mundial (BM) se crearon a partir de la conferencia de Bretton Woods en 1944.

Los mandatarios quieren una reforma real y completa de las instituciones monetarias multinacionales como medida eficiente para que los desarreglos de la máquina financiera que amenazan en estos días con recalentar toda la mecánica económica mundial no se vuelvan a producir.

Sarkozy, por su parte, exhortó más temprano extraer lecciones de la crisis y advirtió contra el riesgo de no ver en ésta más que un "paréntesis" tras el cual todo podría "recomenzar como antes".

De momento, Bush no se ha pronunciado públicamente sobre la propuesta europea y tampoco se trató este asunto hoy en la reunión en Camp David, ya que el encuentro se centró en analizar la crisis financiera actual. La secretaria de Estado de EE.UU., Condoleezza Rice, y el secretario del Tesoro, Henry Paulson, han acompañado a Bush en la reunión de hoy.

"Muchos líderes y economías tienen ideas para mejorar el sistema financiero internacional. Deberíamos escuchar todas las buenas ideas. Estoy seguro de que los líderes europeos no están recomendando que simplemente impongamos una estructura al resto del mundo sin recibir las sugerencias de otras economías", afirmó el portavoz de la Casa Blanca, Tony Fratto.

El presidente francés también ha abogado por celebrar cuanto antes una cumbre del Grupo de los Ocho (EE.UU., Canadá, Rusia, Japón, Alemania, Reino Unido, Italia y Francia) y otras importantes economías mundiales, que podría tener lugar en Nueva York.

Comentá la nota