Para ordenar la oferta regional

Los Consejos de Planificación Regional de la Educación Superior confeccionan un mapa sobre el estado de la oferta educativa en el país para "ocupar los lugares donde exista demanda insatisfecha" y no superponer recursos.
La expansión de la educación universitaria en el territorio nacional es motivo de preocupación de las autoridades. Por eso, los Consejos de Planificación Regional de la Educación Superior (Cpres) se encuentran abocados a la tarea de confeccionar un mapa con la situación actual en la que se encuentra. "La finalidad de los centros regionales de servicios universitarios será la de ocupar los lugares donde exista demanda insatisfecha", aseguró a Página/12 Gabriela Llinás, de la Universidad Nacional de Córdoba e integrante del grupo de trabajo del Cpres de la región centro-oeste.

"La idea es profundizar la información y las estrategias posibles para aprovechar el potencial de las universidades", aseguró Llinás, subsecretaria de Grado de la Universidad Nacional de Córdoba y parte del equipo de trabajo del Cpres regional. La planificación de la expansión de la educación superior es una de las aristas sobre las que se pone el acento para intentar "que las universidades vayan hacia las regiones cuando los estudiantes no pueden acercarse, como es el caso de zonas de Córdoba, donde en algunos sitios se puede cursar el ciclo de ingreso", agregó la funcionaria académica. La Secretaría de Políticas Universitarias (SPU) realizó en junio un seminario internacional sobre expansión de la educación superior donde se pudieron compartir las distintas experiencias de los países de la región.

En ese sentido, la Secretaría de Políticas Universitarias se encuentra trabajando en la elaboración de un mapa de la educación superior que a futuro supone la creación de centros regionales que dependan de las casas de estudios. Para ello, se busca jerarquizar la figura de los Consejos de Planificación Regional de la Educación Superior (Cpres) que se encuentran en funcionamiento desde la sanción de la Ley de Educación Superior, en 1995, y que reúne a representantes de las universidades nacionales y privadas, de los institutos y de los gobiernos de las zonas respectivas. "Que puedan existir actividades financiadas por la SPU en regiones que todavía no tienen universidades será un gran paso para la planificación –indicó Llinás–. Las experiencias que hay en este momento se financian a través de terceros, como las intendencias, y esto genera incertidumbre en cuanto al plazo que se puedan implementar".

En el caso del Cpres que comprende las provincias de Córdoba, La Rioja, Mendoza, San Juan y San Luis, existen tres comisiones. La de Mapeo se dedica a evaluar la situación de la oferta de educación superior en la región, para establecer una posible área de vacancia. Además, la comisión de educación a distancia se encuentra acopiando la información sobre carreras, equipamiento, plataforma y experiencias que se realizan en las distintas universidades bajo tal modalidad, y finalmente la comisión de formación docente. Allí "se realizan reuniones periódicas donde se evalúan los distintos convenios entre universidades, como por ejemplo que la Universidad de General Sarmiento pueda dictar un posgrado en Jujuy –señaló Llinás–. La finalidad de los centros regionales de servicios universitarios será la de ocupar los lugares donde exista demanda insatisfecha".

La creación de nuevas universidades en los últimos años es un punto que preocupa a la comunidad universitaria por la escasa planificación con la que se toman las decisiones. "El trabajo de los Cpres y la creación de estos centros va a evitar que se creen tantas universidades que generalmente están teñidos de un interés político y hasta electoral", señaló la funcionaria académica cordobesa. Uno de los puntos que genera mayores reclamos entre la comunidad académica es el hecho de que las nuevas casas de estudios que el Congreso pone en funcionamiento no tienen en cuenta los dictámenes emitidos por el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN). "La posibilidad de planificar la expansión de manera asociada con otras universidades es fundamental para hacerlo en función a la demanda que hace al desarrollo de la regiones y no multiplicar casas de estudios sin sentido", detalló Llinás.

Comentá la nota