Para opositores, reforma política no es prioridad

El cordobés Oscar Aguad consideró que antes de abordar los cambios en el sistema político deben hallarse soluciones para la crisis económica. En tanto, desde el PRO consideraron que se debe avanzar de manera urgente con la agenda pendiente con el campo.
Aunque consideraron que resulta un paso hacia adelante la convocatoria del gobierno a los partidos políticos para iniciar el diálogo al que había llamado la presidenta Cristina Kirchner, referentes de la oposición evaluaron que hay otros temas urgentes a debatir en la Argentina antes que la reforma política. Dirigentes opositores señalaron que la pobreza, la reactivación de la economía, el desempleo y la reforma del Indec, son algunos de los problemas que el gobierno debe resolver en forma inmediata. En ese contexto, señalaron como positivo también discutir una reforma política, aunque dijeron que ésta debe ser integral e incluir otros temas como la boleta única y cambios en el financiamiento electoral.

El jefe del bloque radical en Diputados, Oscar Aguad, fue categórico. «No coincidimos con el ministro (Randazzo) en dos cosas fundamentales. El diálogo que ha planteado se debe dar en el Congreso. Incluso, el ministro podría ir a la Comisión de Asuntos Constitucionales si lo cree necesario», fundamentó.

Por otra parte, agregó: «Creemos que la ley de partidos políticos es muy importante, pero no es prioritaria en el contexto de crisis económica que vive el país. La prioridad es la economía y evitar que se siga fugando el dinero. Si el gobierno no cree que ésta sea la prioridad, estamos hablando de dos países diferentes».

«El tema (de la reforma política) tiene que estar en agenda, aunque hoy no creo que sea la prioridad, que es apuntar a la reactivación económica y a terminar con la pobreza. Luego, podemos discutir una reforma política integral, que debe ser más amplia que un proyecto de internas», afirmó el jefe del bloque de diputados de la Coalición Cívica, Adrián Pérez.

«A mí no me parece mal el diálogo con los partidos, pero para nosotros el ámbito donde deben discutir todos los partidos es el Congreso, que es donde cada uno puede plantear sus prioridades. Si hay una convocatoria también desde el Poder Ejecutivo no me parece que esté mal, seguramente los partidos políticos van a decidir participar».

Los temas del campo

Por su parte, el diputado Cristian Gribaudo (Pro-Buenos Aires) se mostró de acuerdo con «una convocatoria después de tanto tiempo» y con la posibilidad de tratar la reforma política, pero reclamó que el gobierno convoque «rápidamente» a la Mesa de Enlace y a la Comisión de Agricultura en el Congreso «para discutir urgentemente el tema de las retenciones».

«No hay etapas. Si el gobierno busca generar consensos, hay que trabajar con los partidos políticos el tema de la reforma, pero también solucionar los conflictos pendientes con el sector agropecuario. Debe constituirse un plan federal agropecuario con la Mesa de Enlace y con el Congreso. Debería hacer una convocatoria en ese sentido», reforzó el vicepresidente de la Comisión de Agricultura en la Cámara de Diputados.

Por su parte, el titular del PRO en Diputados, Federico Pinedo, consideró que «si el diálogo (al que convocó el jueves último la Presidenta) se va a limitar a la reforma política entonces no se va a ocupar de los problemas de la gente, sino de los temas de los políticos». «Me parece que esto es realmente pobre», afirmó.

«El diálogo con los representantes del pueblo tiene que incluir los temas que se van a discutir este año: superpoderes, retenciones, coparticipación del Impuesto al Cheque, devolución a las provincias de los recursos de la Anses y política de servicios públicos», añadió.

En ese sentido, lanzó: «Si esto es todo el diálogo al que hacía referencia la Presidenta, me parece que no es nada».

Por otra parte, coincidió con sus pares en que el ámbito propicio para llegar «a un consenso» es el Congreso.

«Nosotros hemos propuesto la boleta única o el voto electrónico, pero los problemas dramáticos que hoy tiene la Argentina son otros», finalizó.

Hambre y pobreza. Por su parte, el diputado Claudio Lozano, referente de Proyecto Sur, evaluó que «la reforma política es un capítulo imprescindible para mejorar el sistema de representación», pero aseveró que no se trata del momento adecuado para plantearlo.

«En una Argentina que atraviesa una fase recesiva, hay que replantear las estrategias para resolver los temas urgentes que tenemos como el hambre y la pobreza, con 14 millones de personas en esta situación», consideró.

Enseguida, agregó: «Hay temas que son mucho más urgentes y esos son los que deberían formar parte de la agenda hoy».

Comentá la nota