Para la oposición es "signo de debilidad" ley que favorece a partidos municipales

Para la oposición es un "signo de debilidad" del oficialismo la modificación a la ley que ahora permitirá a los partidos municipales hacer acuerdo de boletas con los frentes o partidos provinciales para que el candidato a diputado provincial alcance el tres por ciento del total de votos emitidos en la provincia para acceder a la banca.

Mientras que desde el PRO se señaló que es una "barbaridad" y un "mamarracho", la modificación a la ley 8461, desde el radicalismo se consideró que es un "síntoma de debilidad" del oficialismo, además de ser una "maniobra que cambia las reglas de juego en pleno proceso electoral". A esos calificativos, el presidente del radicalismo, Julio Martínez en diálogo con El Independiente sumó que es una "maniobra burda, grosera, chabacana y desesperada del Gobierno".

A través de la modificación a la ley 8.461 efectuada el último jueves por la Cámara de Diputados en sesión extraordinaria, los partidos departamentales podrán realizar acuerdo de boleta con los partidos o frentes provinciales para que alcancen el tres por ciento del total de los votos emitidos para acceder a una banca a diputado provincial. Esa cláusula constitucional que ya fue modificada por dos leyes se originó justamente para garantizar la representación de la oposición en la Cámara de Diputados, que en la actualidad está integrada casi en su totalidad por representantes del poder gobernante.

Según Martínez, legalmente no se puede respetar esta última modificación que se hizo porque la convocatoria a elecciones se basa en las leyes ya existentes por lo tanto se está legislando para atrás.

Martínez explicó que antes de esta modificatoria los partidos departamentales podían hacer frentes o alianzas con los provinciales para llegar al tres por ciento del total de votos emitidos en la Provincia, pero el frente sólo podía presentar una sola lista.

Con la ley modificada se habilita a los partidos departamentales a que hagan acuerdo de boleta y que eso le sirva en porcentaje que va a sacar ese frente, señaló.

De esta forma, Martínez precisó que el oficialismo podrá poner cuatro o cinco candidatos a diputados o concejales en listas distintas y que de abajo aportan votos para arriba o sea para diputado nacional.

"ESTáN MAL"

Para Martínez la modificación a esa ley es la "mejor constancia" de que el oficialismo está mal y perdiendo, que los candidatos nacionales no le cierran y que tienen una diáspora y que no les alcanza con las colectoras que ya tenían y necesitan más por eso habilitan los partidos departamentales.

El presidente del comité capital del radicalismo, Guillermo Galván, coincidió con Martínez y dijo que es un "nuevo síntoma de debilidad" del Gobierno porque saben que las encuestas le da mal y que Jorge Yoma no fue aceptado como candidato a diputado nacional por la dirigencia peronista, ni por la gente.

"Es una barbaridad, un mamarracho y sorpresiva", calificó el presidente del PRO Luis María Agost Carreño la sanción de ese proyecto de ley que modificó la ley 8.461.

Para el principal referente del PRO en la provincia la última modificatoria no sólo es una ley de lemas, sino que es una "informalidad" porque cualquiera puede presentarse como candidato. "Rompe la estructura de los partidos políticos es como hacer millones de colectoras porque la intención es sumar arriba", sostuvo Agost Carreño.

También se señaló que de esta forma desaparece el objetivo de propuestas porque se va a votar una persona y se terminará eligiendo otra. "Hace un daño a la claridad que merece el votante porque es una masificación de la ley lemas", precisó Agost Carreño.

UNIóN EN PUERTA

Si bien Martínez deslizó que existe la "posibilidad" de que el partido no se presente en las elecciones del próximo 28 de junio y que se lo discutirá con la dirigencia, señaló que no está de acuerdo con esa medida porque como el oficialismo está perdiendo en las encuestas a esa gente que está en contra le deben dar una herramienta porque sino le hacen un favor al oficialismo.

Para Agost Carreño toda la oposición debe tomar conciencia de que debe decirse "basta" a esos atropellos al sistema democrático y consideró que una de las maneras sería hacer un esfuerzo y unirse para oponerse y así hacer una "oposición fuerte".

De esa forma, el líder del PRO en la Provincia, señaló que la gente cansada de ver estas maniobras del oficialismo que busca cambiar la calidad de vida de los dirigente y no de la gente necesita un espacio para expresar su voto y castigo al poder.

Las autoridades y dirigencia del PRO de toda la provincia se reunió ayer a la tarde para analizar los pasos a seguir entre las que se analiza solicitar la derogación de la ley.

El radicalismo ya había pedido a la Justicia la inconstitucionalidad a la ley que autorizó a los partidos departamentales hacer alianza con partidos o frente provinciales para alcanzar el tres por ciento pero aún no se expidió. Por eso harán un pedido de declaración de certeza y otra de incostitucionalidad a la nueva ley.

Comentá la nota