Para la oposición, se mantiene el clientelismo

Fuerte crítica del uso de los fondos jubilatorios; se prepara una ley
La oposición criticó con dureza el decreto presidencial que instaura una asignación de 180 pesos para hijos de desempleados y trabajadores informales. Advirtió que no es universal y que, por ello, mantendrá las prácticas clientelares y, además, cuestionó que se financie con el dinero de los jubilados cuando, a su juicio, debería impulsarse una reforma tributaria que grave a los sectores de altos ingresos.

Lo único que celebró la oposición ?aunque con cierta ironía? es que la presidenta Cristina de Kirchner hubiera reconocido que la pobreza constituye un problema prioritario, y se atribuye como un triunfo el haber instalado ese tema. Por lo demás, son todo críticas. Hasta tal punto que el martes próximo casi todo el arco opositor anunciará en conferencia de prensa que impulsará una ley para que la asignación a la niñez sea universal, es decir, que sea percibida como un derecho por todos los ciudadanos, independiente de su condición económica.

"La Presidenta manda un decreto cerrado para que no se discuta lo central, por un acuerdo con [el jefe de la CGT, Hugo] Moyano. El proyecto es el de [el diputado moyanista Héctor] Recalde, porque Moyano quiere controlar también a los que no son trabajadores para su propio proyecto político", denunció la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió. Calificó de "perverso" que la asignación se financie "con el dinero de los jubilados, cuando la oposición propone el impuesto a la renta financiera, que es la única que no paga impuesto". Y sostuvo que el Gobierno resiste ese tributo "porque tiene negocios con los bonos".

Otro promotor de la asignación universal, Claudio Lozano (Proyecto Sur) advirtió que el decreto oficial "es un plan más que se agrega a los existentes". "Es poco serio, en una Argentina injusta que regala la renta petrolera y minera, plantear un esquema en el que los bajos haberes jubilatorios financian la ampliación de una cobertura social para los pibes más postergados", dijo.

Pese a estar en las antípodas de Lozano, el jefe del bloque de Pro, Federico Pinedo, coincidió. Y anticipó que con Carrió y Felipe Solá (PJ disidente) acordarán un dictamen de reforma política cuyo primer artículo será instrumentar una asignación "para terminar con el clientelismo e impedir que el Ejecutivo utilice a los pobres a través de la dádiva".

Eduardo Macaluse (SI) se sumó a las críticas: "Reclamamos una asignación universal financiada por los que más tienen y no una propuesta focalizada, financiada por los trabajadores activos y pasivos".

El diputado electo Felipe Solá elogió que el Gobierno hubiera decidido reconocer el problema de la pobreza, pero criticó la instrumentación del plan: "No garantiza que se vaya a terminar con esa concepción de mantener a los pobres como rehenes".

"Los pobres seguirán financiando a los pobres ?advirtió la diputada Silvia Augsburger (socialismo)?. El financiamiento saldrá del dinero de jubilados y pensionados cuyos ingresos, en más de un 70%, no alcanzan el salario mínimo."

Quienes recibieron con agrado el anuncio fueron los referentes de Libres del Sur, aunque plantearon reparos. "Es un avance, pero el financiamiento proviene de los fondos de la Seguridad Social, cuando debería estar financiado por los más beneficiados del modelo económico."

JULIO COBOS

Vicepresidente de la Nación

"La gran deuda de nuestras democracias en América latina es la situación de extrema pobreza. Hay que atender la infancia con planes sociales universales para garantizar la alimentación"

FELIPE SOLA

Diputado electo (Peronismo Federal)

"Hay un cambio de actitud del Gobierno, que ahora reconoce el reclamo que veníamos haciendo desde distintos sectores, y ya no niega que la pobreza es hoy un problema muy grave"

CLAUDIO LOZANO

Diputado (Proyecto Sur)

"No es una propuesta universal: agrega cobertura para las personas que no tienen planes sociales. No tiene nada que ver con lo que veníamos pediendo. Queremos un derecho universal, no planes"

Cáritas elogió el nuevo beneficio

La Comisión Nacional de Justicia y Paz y Cáritas elogiaron la iniciativa. "Se establece una nueva igualdad de derechos que corrige fuertes inequidades y se avanza hacia un sistema de seguridad social más justo", dijeron los responsables de ambas entidades, Eduardo Serantes y Gabriel Castelli.

Comentá la nota