Para Netanyahu, Irán "está más debilitado de lo que parece"

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, afirmó que el régimen iraní "está más debilitado de lo que parece" y que la comunidad internacional debe aumentar la presión contra el programa nuclear de Teherán.
En declaraciones a la cadena CNN tras una reunión trilateral con el presidente de EE.UU., Barack Obama, y el líder palestino, Mahmud Abbas, Netanyahu aseguró que le "gustaría creer que la comunidad internacional entiende la importancia de aumentar la presión sobre Irán. Tiene la manera de presionar porque ese régimen está debilitado"

"Está más debilitado de lo que parece. La gente ya no lo apoya", aseguró el primer ministro israelí, que advirtió de que el programa nuclear iraní "es la mayor amenaza a la paz mundial".

En referencia a su reunión con Obama y Abbas, en la que el presidente estadounidense instó a ambas partes a retomar las negociaciones de paz lo antes posible, Netanyahu expresó su disposición a retomar el proceso de paz.

"Podemos hacer mucho más si hablamos los unos con los otros", indicó el primer ministro.

En declaraciones previas a los medios, Netanyahu había asegurado que en la reunión trilateral con el presidente de EE.UU., Barack Obama, y el palestino, Mahmud Abás, hubo un "acuerdo general" sobre la necesidad de restablecer las negociaciones de paz sin condiciones previas.

"Hubo un acuerdo general, incluido por parte palestina, de que hay que retomar el proceso de paz tan pronto como sea posible sin condiciones previas", señaló.

El encuentro era la primera reunión a un nivel tan alto entre israelíes y palestinos desde hace casi un año, y el primero trilateral desde la llegada al poder de Obama, en enero.

Según el primer ministro israelí, que recuperó el poder hace cinco meses al frente de una coalición de derecha, "la importancia de esta reunión radicaba en el hecho mismo de que tuviera lugar".

Según Obama, aunque desde enero se han logrado progresos, los palestinos deben continuar haciendo más en materia de seguridad y detener la incitación a la violencia, mientras que los israelíes, que han planteado importantes pasos para frenar "la actividad de los asentamientos", deben transformar esas propuestas en "actos reales".

Los palestinos exigen que Israel congele sus asentamientos en los territorios ocupados para retomar las negociaciones, mientras que el Gobierno de Netanyahu lo rechaza y considera que el destino de esos emplazamientos debe decidirse en las conversaciones de paz.

Comentá la nota