Para Néstor Kirchner, el mejor periodista es el periodista que se puede comprar

Por Ceferino Reato

Detrás de la salida de Nelson Castro de Del Plata, está el ex presidente en un año electoral clave para el kirchnerismo.

La nueva Radio del Plata apagó la voz de Nelson Castro pero conviene ser muy preciso a la hora de atribuir las responsabilidades: detrás de esa decisión no está el "capitalismo de amigos" que compró esa emisora, sino el propio ex presidente Néstor Kirchner en su rol de jefe de campaña del oficialismo en un año electoral.

Una anécdota para sostener esta definición: hace pocos días un habitual interlocutor del ex presidente fue recibido por Néstor Kirchner en la residencia de Olivos. Lo encontró con la pauta de publicidad del Banco Nación desplegada en su escritorio. "¿A vos te parece? ¡Con lo que les pagamos a través del Banco Nación y todavía nos critican!", le dijo.

El dedo del ex presidente apuntaba a Castro y a otros periodistas independientes, cuyos programas de radio y/o televisión por cable son auspiciados por el Banco Nación, entre otras varias empresas estatales y privadas.

Es que Néstor Kirchner piensa que el Banco Nación es un mero apéndice del presidente de turno hasta en la distribución de su publicidad y que el hecho de auspiciar un programa de radio o de TV obliga al periodista que lo conduce a respaldar al oficialismo o, al menos, a callar las críticas.

Para él, no existe la obligación republicana de dar a publicidad los actos de gobierno. Cuando un organismo estatal auspicia un programa, en realidad está comprando la aprobación o el silencio de sus periodistas. La billetera del Estado, que es su billetera, mata a los críticos. El mejor periodista es el periodista que se puede comprar.

El interlocutor del ex presidente, que lo quiere bien, se manifestó sorprendido por un pensamiento tan primario, pero son cosas que Néstor Kirchner aprendió en su provincia de Santa Cruz, como intendente primero y gobernador después, donde nunca se destacó precisamente por su respeto al pluralismo y al periodismo independiente.

A un político se le puede pedir todo menos que cambie un estilo político con el que ganó muchas elecciones hasta llegar a la Presidencia.

Kirchner no cambiará: él sabe bien que su futuro se juega en las elecciones legislativas de este año y piensa ir a fondo con el estilo con el que hasta ahora siempre ganó.

*Editor jefe del diario Perfil y autor del libro Operación Traviata, ¿quién mató a Rucci?.

Comentá la nota