Para Negri el gobierno no tiene margen de maniobra ante la crisis

El presidente del radicalismo provincial aseguró que la crisis va por las industrias y el empleo en la

provincia y advirtió que el gobernador Juan Schiaretti debe claudicar ante el gobierno nacional

El presidente del comité Provincia de la Unión Cívica Radical, Mario Negri, cuestionó en su visita a la ciudad, al gobierno provincial de Juan Schiaretti, del cual dijo que “está sin margen de maniobra” y además que “debe claudicar ante el gobierno nacional”.

En el plano partidario calificó de “injustificada” la presencia de algunos legisladores radicales en el debate por la reforma electoral en la provincia, a la que definió de “maquillaje”.

De cara a un posible acercamiento con Luis Juez para los comicios legislativos del 2009, entendió que la premisa es “parar al kirchnerismo”, con lo cual justificó acuerdos en la provincia que “pongan al radicalismo en la vanguardia”.

Una provincia sin margen

El presidente del radicalismo cordobés, puso su mirada sobre la situación por la que atraviesa la provincia en este momento en que la crisis internacional afecta a todos estamentos de gobierno, cuando aseguró que “el impacto de la crisis en Córdoba golpea muy fuerte, va a ir muy profunda, va sobre la industria y el empleo”.

Al referirse directamente a la gestión de Juan Schiaretti, aseguró que “el gobierno está sin margen de maniobra”; a lo que agregó que “en la provincia hay 3.200 Pymes, la ayuda son para menos del 10% y además de eso ni siquiera pudo levantar la voz en la discusión por el impuesto al Cheque”, en alusión a este tributo que es coparticipado y que llega en un bajo porcentaje a la provincias.

En la misma línea interpretó que “debe claudicar ante el gobierno nacional, vamos con una receta y el paso cambiado, ya que durante 10 años hicieron demagogia bajando impuestos y cobrando mal, ahora como no tienen plata tienen que adecuarlo en el momento de mayor recesión”.

“Ahora van a aumentar impuestos y les bajará la recaudación, lo que desmuestra que es un gobierno absolutamente conservador y de derecha, ya que ahora hay que tener incentivos y sin embargo nos están matando a impuestazos en el momento en que está en caída el salario”, continuó.

Un duro debate interno

Negri debió responder una vez más a situaciones que muestran una cierta debilidad institucional en el seno del radicalismo, que otra vez vuelven a centrarse en la legislatura Unicameral, en este caso de cara a la votación de la reforma política y electoral y en donde los legisladores radicales terminan no aceptando las directivas del partido y dando lugar a críticas que vuelven a advertir sobre una supuesta connivencia con sectores de Unión por Córdoba.

El titular partidario comenzó fijando su posición sobre lo ocurrido, cuando dijo que “no fue como en el otro caso”, en alusión a la designación del Defensor del Pueblo, el radical Mario Decara; pero de inmediato calificó de “injustificada” la presencia de algunos legisladores radicales a la hora de la votación de los citados cambios en el ordenamiento electoral de Córdoba.

Si bien aclaró que no es una posición institucional, a título personal aseguró que “esta reforma política es un maquillaje”.

Agregó que “si no hubo una reforma constitucional consensuada, no hay reforma política seria y profunda”.

Rápidamente giró su mirada hacia el partido gobernante, cuando entendió que “el peronismo hizo un papelón descomunal en el segundo broche con el que iba a terminar el año” y volviendo sobre la actitud de los legisladores de la UCR, salvo Ana Dressino y María Alejandra Mattar que no ingresaron al recinto, agregó que “merecía, por lo menos, no ingresar y que esperen los días que son necesarios para discutir sin apuros esos cambios”.

Completó su visión sobre este nuevo frente de conflicto interno que se abrió en el orden partidario provincial, cuando reconoció que “si estas cosas ocurren de esta manera afectan”.

El posible acuerdo con Juez

Durante la visita que el pasado viernes realizaron a la ciudad el senador nacional Ernesto Sanz y el diputado nacional Oscar Aguad, ambos coincidieron en que no habría que descartar un acuerdo con Luis Juez “siempre que sea en provecho del radicalismo y no funcional a otros intereses”.

Trasladado este escenario a modo de interrogante, Negri entendió que “las cosas deben ir paso a paso y que debe ser un proceso natural cuando uno viene de muchas diferencias”.

Ante el pedido de mayores precisiones, agregó que “la coyuntura nos permite coincidir, ya que fue Juez quien se fue del kirchnerismo y el año que viene es una elección parlamentaria, no estamos hablando de un comicio para gobernador”.

Fue más concreto aún cuando dijo que dentro del orden de prioridades “lo primero es parar al kirchnerismo, equilibrar el poder en Argentina y recuperar transparencia”.

Confirmando su posición cercana a un posible acuerdo, aunque sin decirlo, entendió que “Córdoba no puede estar ausente y admito que es una discusión no saldada en el radicalismo, pero que hay que hablarla sin hipocresías y sin temor”.

Reforzó aún más su visión de posibles alianzas de cara al 2009, cuando sobre el final dijo que “al hablar de identidad no debe ser sinónimo de soledad, para estar en coaliciones lo que hay que tener es un partido cada vez más firme, eso da garantías de que no se pierde ni la identidad, ni los principios y el radicalismo de Córdoba no debe estar espiando con quien va, sino que debe conducir un proceso que lo coloque a la vanguardia en Córdoba de este freno al kirchnerismo”.

Comentá la nota