Para el municipio, la deuda de la Coopi debe pagarse a través del "rubro obras"

En medio de los reclamos por el pago de lo que la Cooperativa Integral (Coopi) entiende como la "deuda histórica", voceros del municipio carlospacense volvieron a defender ayer la posición oficial y aseguraron que el pago a la entidad deberá afrontarse con el "rubro obras". Luego de exponer un cuadro comparativo de la evolución de dicha cuenta, el titular del área de Economía y Finanzas, Roberto Iparraguirre, explicó que, "legalmente", los fondos con los que cuenta la gestión para cancelar la demanda "no pueden salir desde otra área".
El funcionario cuestionó la solicitud de la prestataria del servicio de agua y cloacas y dijo que tenía la sensación que se estaba ante un "diálogo de sordos", debido que los dirigentes cooperativistas no se estaban teniendo en cuenta varios factores; por lo que entiende que "las cifras están cercanas, pero el acuerdo todavía sigue siendo lejano".

Además, el secretario reconoció que esta dispuesta "condicionará" la renegociación del contrato (que implicará aumentos en el agua y las cloacas), que esta vez concesionará los servicios por quince años y que incluirá la implementación de una "fórmula polinómica" para actualizar las tarifas de modo "automático".

En exclusiva para El Diario, Iparraguirre expresó: "La Coopi habla de una deuda, pero no hay ninguna deuda. Yo no tengo en mi escritorio ningún expediente que determine que el municipio tenga alguna obligación de pago con la Coopi. Entonces, jurídicamente hablando la deuda no existe. Lo que sí existe es un reclamo de la Coopi por una serie de obras realizadas y acciones que ejecutaron, algunas aprobadas por la Municipalidad, otras no tanto y otras que fueron aprobadas por el Concejo de Representantes, que han generado gastos en la institución. En ese sentido se origina el reclamo, que tiene como ejemplo la construcción de la Casa Química, que ya fue pagada".

"No tenemos obligaciones de pago, pero lo que sí tenemos es el hecho de la Coopi, a lo largo de varios años y en pos de la calidad del servicio, ha encarado varias obras que resultaban necesarias y ahora están reclamando que sean reconocidas. El municipio ha estado de acuerdo con eso, pero ha dispuesto que esos reclamos sean afrontados con un rubro que ha sido creado para esta finalidad, que es el "rubro obras". Con esos fondos que ya están asignados en ese marco legal y que el municipio tiene, estamos tratando de acercar una solución a la Coopi. No obstante, la Coopi tiene una posición diferente"; añadió el funcionario.

Asimismo, el integrante del gabinete municipal declaró: "Según hemos podido constatar al revisar la evolución del rubro obras (que en un tiempo controlaba la Coopi, luego lo tuvo el municipio y después regresó a la prestataria), el "rubro obras" ha ido variando y, en algunos casos, los fondos no han llegado a ser utilizados y se han ido acumulando en las cuentas del municipio. Entonces, podemos pensar que durante el período del intendente Conde, el rubro obras recaudó 2,6 millones de pesos-dólares, de los cuales se aplicaron sólo 2,4 millones. Así fue que el remanente de, aproximadamente, $200.000 fue acumulándose a la gestión de Gustavo Dellamaggiore, quien (por ser un período más corto, debido a que el "rubro obras" pasó a manos de la Coopi) recaudó 1,1 millones de pesos y utilizó $679.848. De esa forma, quedaron $437.000 en las arcas municipales, con lo cual el total que tenía el "rubro obras" cuando asumió el intendente Felpeto rondaba los $700.000".

"Con estos fondos, más lo que ha recaudado con posterioridad el Ejecutivo, se obtuvo un valor determinado que es el que ofreció a la Coopi. Sin embargo, estos fondos no fueron asignados en la cuenta correspondiente, durante las gestiones anteriores, por lo que el municipio tuvo que recuperarlos de su propia gestión. Eso significa que los fondos, que debían estar afectados una cuenta específica, no estaban. De todas formas, se logró normalizar esa situación y se ofrecieron a la Coopi casi cinco millones para cancelar la petición"; indicó Iparraguirre, quien argumentó: "Esos son los fondos que tenemos, legalmente, para solucionar los reclamos. Es el dinero que la ciudad aportó para ese destino y que debe utilizarse en ese sentido, no podríamos excedernos y utilizar recursos de otras tasas para ese destino".

Por último, el funcionario dijo: "Por supuesto que la renegociación del contrato dependerá también de esto, porque se dejará saldada una vieja demanda de la prestataria y el municipio no deberá absolutamente nada. Pretendemos que la firma del contrato este acompañado de un acuerdo mutuo sobre estos reclamos y empezar de cero".

Comentá la nota