Para el ministro de Ciencia, "un embrión no es un ser humano"

Lino Barañao lanzó esta frase y levantó una dura polémica. Voceros de la Iglesia lo criticaron fuerte
El máximo responsable de la ciencia argentina, Lino Barañao, valoró ayer al presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, porque permitirá que fondos federales sean destinados a la investigación con las pólemicas células madre embrionarias. "El embrión no es un ser humano. Es sólo un conjunto de células con instrucciones para llegar a ser un ser humano", dijo Barañao a Clarín.

Barañao, que es el titular del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, se ha destacado como uno de los científicos que consiguió la primera generación de vacas clones y transgénicas, en colaboración con una empresa privada local. Ha sido uno de los investigadores más reconocidos en el campo de las células madre, que podrían llegar a servir para tratar enfermedades de millones de personas con diabetes, Alzheimer, Parkinson, cáncer, entre otras.

El lunes, Obama anunció el levantamiento de la prohibición que había establecido en 2001 su antecesor, George W. Bush, para quien las células madre no debían obtenerse a través el descarte de embriones humanos. "Bush tomó esa medida porque respondía a cierto clientelismo político", dijo Barañao. Las células en cuestión pueden obtenerse por diferentes vías: del cordón umbilical, de la médula ósea o de la piel. Pero serían las células que se derivan de embriones las más eficaces.

Barañao ayer elogió la medida de Obama. "El embrión no es un ser humano, sino un conjunto de células que puede llegar a desarrollarse como un individuo. La Iglesia Católica tiene otra postura sobre el embrión: cree que con la fecundación del óvulo con el espermatozoide ya se adquiere el estatus de persona. Tampoco acepta la fertilización in vitro. Pero creo que es mejor que los embriones se utilicen en investigación científica antes que se descarten en las clínicas de fertilidad".

El Ministro añadió que "los embriones no son más que 100 células. No admitirlo es como sostener una visión pre-copernicana del mundo en pleno siglo XXI. La ciencia se basa en el continuo cuestionamiento de sus posturas y conocimientos. En cambio, algunos toman al embrión como un símbolo. Y si se prohíbe la investigación con líneas derivadas de embriones, se está imponiendo una visión religiosa a toda la sociedad. Eso es fundamentalismo".

Consultado por la investigación con células madre, el Ministro informó que desde 2008 y hasta 2011 el estado argentino apoyará con 2,1 millones de dólares para que 11 grupos de científicos de instituciones públicas y privadas trabajen en "una plataforma que permita tanto adoptar la tecnología que se desarrolle fuera del país y a la vez generar investigación original". Trabajarán con animales para entender enfermedades como cáncer, cardiovasculares, Parkinson, Alzheimer. "Pero no se experimentará con pacientes".

Barañao recordó que durante su gestión creó una comisión asesora sobre las células madre, que está formada por expertos en biología, bioética y asuntos legales. El ministerio de Salud designó al Incucai para que autorice los ensayos con células madre. "Una prueba de que el embrión humano representa un proyecto y no un individuo terminado está dado por el hecho de que, en condiciones normales, el 60 por ciento de los embriones no se implantan. Esto no es considerado una muerte".

Comentá la nota