PARA MARTINEZ GARBINO LA GENTE VOTO CONTRA LA SOBERBIA Y EL AUTORITARISMO

El diputado nacional Emilio Martínez Garbino señaló hoy en relación a las últimas elecciones que "el mensaje de las urnas no se puede desoír", y que más allá de las distintas realidades y territorios "cada uno hará la lectura que le compete, en lo nacional, provincial y municipal" • "Algunos pudieron incidir en la ola nacional y otros no; pero independientemente de la autocrítica debe atenderse el fuerte llamado de atención de la gente", destacó el legislador según un comunicado enviado a APF.

Para el legislador, "no nos equivocábamos antes de las elecciones cuando anunciamos que la sociedad iba a repudiar el autoritarismo, la instrumentación forzada y caprichosa de la ley y el desprecio por las instituciones. Sabíamos que la gente se estaba hartando de esa forma de hacer política, mientras en el país existe un incremento alarmante y doloroso de la pobreza y donde la educación y la salud se encuentran sin brújula. Nos estábamos acostumbrando a un Estado sin responsabilidad social, tergiversador de la verdad, y manipulador de las cifras, ensimismado, soberbio y que desprecia el diálogo. Y eso también estuvo en juego el 28 de junio", puntualizó.

Desde la óptica del diputado nacional por Entre Ríos, "existe un dato irrefutable de ésta y de las últimas elecciones: la volatilidad del voto". En su opinión el carácter cautivo del voto "es cada vez más relativo. Ese voto tiene más que ver con un acercamiento ideológico que con la prebenda, pero igual se viene debilitando y es un dato real que atraviesa a la sociedad de hoy", indicó.

Para Martínez Garbino "hay que enamorar a través de perfiles moderados, que presten oídos. La sociedad empieza a buscar perfiles, donde prevalezca el consenso, la armonía y el debate. Nadie tiene la verdad y la reconstrucción de la Argentina la vamos a realizar entre todos o no la vamos hacer nunca", aseguró.

Siguiendo con ese tema, opinó que "los nombres que hoy parecieran tener mayores posibilidades para las presidenciales del 2011, tiene ese perfil de apertura. Un país derruido no tiene chance de emerger con las ideas o el apoyo de un solo sector, por eso el diálogo y el consenso son herramientas imprescindibles en esta coyuntura", precisó.

"Los gobernantes –continuó- tienen que dedicarse a gobernar, seriamente, con austeridad, con transparencia. Dejar de anunciar obras y hacer más cosas en silencio. Pero la oposición también tiene su rol. Necesitamos que tanto gobierno como oposición se transformen en constructores de ciudadanía, de esperanza, de respeto por las ideas y soluciones que la gente necesita. Y repito, hasta que no hayamos podido encauzar nuestras acciones hacia a esos objetivos, todo lo que se haga será estéril y sólo marcará a quien le toca jugar en un escenario de inútil y falsa alternancia", sentenció.

Por último, según dice el comunicado enviado a esta Agencia, el legislador pidió a la sociedad que sin vivir pendiente del pasado, tenga memoria: "debemos empezar a rescatar la coherencia, la perseverancia, la lucha y las ideas de quienes no han cambiado según las conveniencias. No hay que dejarse encantar por cantos de sirena, ni por personajes que entran a la política porque es la moda. Recordar y saber quien es quien, será el primer paso hacia la recuperación de la democracia que anhelamos".

Comentá la nota