Para la UIC, aún no llegó el pico de la crisis

"Lo veremos en los próximos tres meses", pronosticó Oscar Guardianelli. Pidió diferir a setiembre las paritarias salariales.
En una sala que apenas disimulaba el calor de la siesta otoñal, representantes de la Unión Industrial de Córdoba (UIC) y de las cámaras de Industriales Metalúrgicos y de Comercio expusieron ayer un crudo diagnóstico ante las comisiones legislativas de Industria y de Legislación del Trabajo, que presiden Eduardo Bischoff (Frente Cívico y Social) y Mabel Genta (Unión por Córdoba), respectivamente.

Lejos de ver una luz al final del túnel, la dirigencia industrial y comercial redobló su alerta sobre la situación que atraviesan las fábricas y locales de venta minorista. "Nosotros entendemos que el pico de la crisis no ha llegado, que lo veremos en el próximo trimestre o cuatrimestre. Allí, sabremos la verdadera dimensión porque tampoco está claro si lo peor durará un par de meses o un semestre", señaló el presidente de la UIC, Oscar Guardianelli.

Antes, esa entidad había expuesto los mismos puntos planteados al Gobierno provincial y legisladores nacionales, elaborados por el departamento de pequeñas y medianas industrias.

Paritarias e impuestos

Uno de los puntos en los que insistió la UIC fue la conflictividad laboral. Guardianelli bregó por bajarla: "Ésa es una de las claves, porque lo más importante en años de crisis es preservar el trabajo en lugar de agitar la conflictividad".

–¿Y cuál sería el camino? –preguntó La Voz del Interior .

–Es tan dispar el nivel de actividad en cada sector, como metalmecánica, calzado, madera o alimentos, que cada uno debería pactar un ingreso enlace para cubrir el primer semestre y recién en setiembre, con el horizonte más despejado de la profundidad de la crisis y la inflación real, poder sentarse a discutir paritarias definitivas.

–¿A qué se refiere con ingreso enlace?

–Cada uno podrá pactar libremente. Puede ser una suma fija o un porcentaje transitorio, remunerativo o no remunerativo, que en el segundo semestre será absorbido por una discusión definitiva.

–Habló usted de la necesidad de una lógica tributaria, ¿se refiere al malestar por la condonación al agro?

–No hay una cuestión puntual con los tributos del campo, creo que se impone una reforma tributaria a favor de la producción y que alcance al Gobierno para financiar sus gastos, pero no castigando a la producción. Hay tributos provinciales y municipales que son regresivos. Estamos trabajando con la Provincia para reemplazar Ingresos Brutos, para volver a la cuota cero; además de tasas como el impuesto al fuego, alumbrado público o el impuesto a la comercialización (valija).

–En marzo, la recaudación de Ingresos Brutos disimuló la caída de actividad.

–No tengo conocimiento de los tributos que más sumaron, pero bienvenido sea. De todo modos, creemos que éste será un año difícil, tanto para el sector privado como el público. Entonces, nos parece un contrasentido discutir incrementos salariales. La prioridad es mantener el poder adquisitivo de la gente dentro de la posibilidad de sostener el empleo.

A su turno, el representante de los industriales metalúrgicos, Juan Grundy, reiteró su reclamo para reducir cargas fiscales a las empresas. "Concretamente, el tema de Ingresos Brutos, sáquenlo, no da para más", exclamó. También insistió en que la Provincia debería contar con una ley de emergencia fabril.

Por su parte, José Viale, de la Cámara de Comercio, apuntó a Ingresos Brutos y consideró que los cambios en las alícuotas "amplían la brecha entre la legalidad y la evasión" y que "el sistema impositivo actual no da más y no da para más retoques".

Comentá la nota