"Para levantar al muerto existe el Viagra".

Pipo Gorosito se tiene una fe enorme para resucitar a River, dice que es admirador de Bianchi, se diferencia de Ramón y del Cholo y elogia a Boca: "Tiene líderes muy positivos...".
"Pipo, sacanos de ésstaaaa!!!". De a uno o en banda, purretes o adultos, desde una bici o un camión, los hinchas que advierten sus frondosos rulos en una vereda de San Isidro le gritan lo mismo. Todo el tiempo.

Hay uno que se le acerca aferrado a su papá y no le grita. Pero le ruega lo mismo. "Tiene 94 años y es fanático de River. ¡Hacé algo o se nos va!". Y el flamante técnico del flamante último levanta sus ojos y, otra vez, asiente con timidez. A esa altura, la imagen ya le suena familiar. Lo que no le resulta tan común es que el anciano se despida de él con un desconcertante "vamos Cholo, eh".

-¿Ya te saturó el pedido de los hinchas?

-El hincha se siente avergonzado. Y lo entiendo. Si esto me molestara, no podría haber agarrado. Pero es la realidad. Ahora tenemos que intentar que se sienta orgulloso. Que si el equipo pierde, deje la imagen de Estudiantes contra el Inter. Que no haya nada para reclamar. Nada.

-¿No tenés miedo de que River te quede grande?

-¿Qué significa quedar grande? ¿Que me tenga que ir antes de lo que pienso? Es una posibilidad. Pero confiamos en nosotros y creemos que estamos en el momento ideal para dirigir a River.

-Los hinchas aún desconfían. Sin embargo, Bianchi les dice a sus allegados que de la nueva camada, sos el mejor.

-Para mí ya es un logro que tanto Bianchi como Bielsa hablen bien de nosotros como cuerpo técnico. Son espejos por lo futbolístico, pero más por su forma de vida. Tienen un perfil de equilibrio, son tipos muy respetuosos y no vas a encontrar a un jugador que hable mal de ellos.

-Entre Bianchi y Ramón, ¿te quedás con Bianchi?

-Son diferentes formas de ser. Soy un admirador de Bianchi. En mi cuerpo técnico todos lo admiramos.

-Pero no es casual que quieras reunirte con Passarella, Gallego, Mostaza, el Beto, Enzo y no hayas nombrado al Pelado...

-Te digo con los que hablaría, no con los que no lo haría. Tengo más feeling con los que nombré.

-¿Sabés que te jugás mucho al decir que tu modelo es Pellegrini?

-Pero lo es. Antes de conocer a Manuel, pensaba el fútbol diferente. Planeaba tener bien a los cuatro o cinco más grandes y que ésos me llevaran el grupo; darles libertad a ellos y a los demás tratarlos con distancia. Pero con Pellegrini aprendí un montón y no sólo de trato: la planificación de los trabajos, que todo lo que hacés en la semana se puede llevar a los partidos, a tener el mismo respeto con titulares y suplentes, a leer un partido en la tele. Y ojo: algún mérito hay, eh. Pero no es simpático y no hace declaraciones demagógicas, algo que en la Argentina es muy importante.

-Ramón sí es simpático y también demagógico.

-Y lo admiran porque ganó un montón. Es así. Yo mañana puedo declarar que Boca esto, Boca lo otro, aunque si no gano van a decir que soy un payaso. Pero si gano no significa que no lo sea: sólo me da crédito para poder decirlo y tener la verdad para la gilada. Andá y preguntale a un jugador no con quién jugó mejor sino quién es el mejor técnico que tuvo. Hacé memoria: todos te dicen Bielsa, Bianchi, Pellegrini. Algún significado tiene.

-¿También tiene un significado que vos no quieras charlar con Simeone?

-No. No acostumbro a hablar con los entrenadores que se van, a pesar de que con el Cholo tenemos una excelente relación.

-¿Qué te pasaba cuando lo veías correr como un loco al lado del banco?

-Nada. Es su forma de sentir. Yo tengo la mía. Esto es lo mismo que quien le dice a una mina "te quiero" todo el día pero después anda con otra. Por ahí el que no se lo dice la quiere más y es recontra fiel.

-¿Ya pediste en el club que saquen todas las puertas del vestuario?

-Naaa. Hay otros técnicos que también les pegan piñas y nadie se entera.

-¿Tenés claro que vas a agarrar un muerto y...

-(Interrumpe). Para levantar al muerto existe el Viagra.

-...

-Hay que trabajar. No queda otra. Y con el trabajo, tratar de corregir errores.

-Vas a necesitar trabajo y jugadores. Si te dieran 100 millones de dólares, ¿a quién comprarías?

-De afuera sólo me alcanzaría para Messi. A Ibrahimovic ya no llego. Y de acá, a varios: Fabbiani, Ortigoza, Caruzzo, Escudero, Scotti, Bertolo, Erviti, Salvio, el pibe Torres, de Newell's.

-¿Alguno de River?

-Ehh, a esos ya los tengo.

-¿Qué jugador de Boca te gustaría tener en River?

-Riquelme, Battaglia y Palacio pueden jugar en cualquier equipo.

-¿Cuál creés que es la receta del éxito en Boca?

-Mantener una base. Lo de Palermo, Riquelme, Battaglia, Ibarra o Barros Schelotto es extraordinario. ¿Cuál es el objetivo de ellos? Salir campeones. Y contagian, irradian algo, mantienen la llama. No es casual que los que se van no logren lo mismo en otros clubes. Boca tiene líderes muy positivos y debería hacerles contrato de por vida

-¿En River encontrás ese tipo de jugadores?

-Tendría que estar adentro para saberlo.

-¿Y de afuera qué ves?

-No es bueno decirlo. Me gusta ser respetuoso con los que estuvieron.

-Pero por algo buscás un líder para la defensa.

-Habíamos apuntado a Lugano por lo que contagia. No sé si afuera de la cancha es bueno o malo. Nunca hablé con él. Ni una palabra. Pero si llegó al San Pablo siendo un pibe y fue capitán, si tiene la cinta en la selección uruguaya, por algo es. Líder se nace.

-¿Riquelme lo es?

-Es líder futbolístico, como Ortega. No sé si afuera de la cancha es líder. Lo ideal en un equipo es que cada uno se sienta líder en su posición y que mande al de adelante y al de atrás. Si las perdés todas y no te digo nada, es un acuerdo tácito para que vos hagas lo mismo. Y lo mejor es que los jugadores se reputeen. Que si se tienen que agarrar del cuello cuando termina el partido, se agarren. Que en un entrenamiento metan, ni se miren y los tenga que separar. Eso significa que todos quieren ganar. Ahora, cuando no hay un roce en una práctica ni una puteada en un partido, es porque a todos les da lo mismo.

-Cualquier parecido con River no es pura...

-...No sé, yo no estaba. Pero ojo que eso lo tiene que generar uno desde la conducción, eh.

-¿Podrás generarlo?

-Este equipo salió campeón hace seis meses. Es cierto que tenía a Carrizo, Ortega, Alexis... Quedará en ellos sacar lo que tengan adentro. Algo pasa, está claro que algo pasa. Si todos piensan que no pasa nada y que en el próximo torneo somos campeones, están errados. Esto es como el tipo que tiene una adicción y cree que la maneja. Hasta que no dice "estoy enfermo", no se cura.

-¿Por qué Tuzzio quedará como el único culpable?

-No soy yo el que te puede contestar. Lo pueden hacer él, el presidente, los dirigentes, los compañeros.

-Si te decían que seguía, ¿lo hubieses aceptado?

-Sí. Pero me dijeron que lo mejor era que se fuera.

-Fueron compañeros. ¿Es un líder positivo?

-Los primeros 100 pesos que recibió se los hice dar yo en el vestuario del Banco Provincia. Le tenía aprecio y se lo tengo. No nos frecuentamos ni nada, pero fuimos buenos compañeros.

-Todo bien, pero se va él y pedís un central aguerrido...

-Es que nos vendría muy bien. Sé que Lugano es casi imposible y me gustan Coloccini, Gonzalo Rodríguez, Burdisso o Pareja, pero son inalcanzables. Esos se ponen la camiseta y juegan.

-¿Y entonces?

-A todo el mundo le pido que me recomiende un central, pero cuesta. Yo quería a Iván Córdoba, me hubiese venido espectacular, pero justo empezó a jugar otra vez en el Inter. Y lo mismo pasa con los arqueros: me gustan Leo Franco, Ustari o Carrizo. ¿Y cómo hacés para traerlos? Alto o bajo, el mejor arquero es el que no recibe goles.

-¿Es un guiño a Ojeda?

-No. Pero no es el único culpable. Fíjense que cuando él no atajó, a River le siguieron haciendo goles.

-¿Mercier sería tu técnico adentro de la cancha?

-Lo quiero no sólo porque me conoce sino porque resuelve en tres o cuatro posiciones. Y si viene Ariel o Fabbiani, y ya está el Flaco Abreu, tenemos que aprovechar muy bien los dos cupos que nos quedarían.

-Sos conciente de que si no vuelve Ortega y perdés el primer superclásico con Mercier en cancha te van a reputear...

-Sería una locura que en el primer cruce hubiera una catástrofe. Estaríamos todos locos.

-Acá puede pasar.

-Todos queremos ganar un superclásico. Pero el objetivo primordial es formar un equipo para ganar el torneo, la Libertadores.

-¿Ortega sería tu mejor paraguas protector?

-Para mí, no. Para los jugadores. El absorbe las presiones adentro. Pero afuera no puede hacer nada.

-¿Tendría licencias?

-Sería un mentiroso si lo negara. Si viene, lo importante sería que las cosas quedaran bien claras. Con él y el grupo. Habría que ir de frente y no mentir.

-Sacando al Burrito, ¿qué jugador es el que más te entusiasma dirigir?

-Falcao. Es difícil encontrar alguien de sus características: guapo, aguanta la pelota, cabecea espectacular, muy solidario, mucho despliegue. No hizo tantos goles, pero si el equipo está bien, va a jugar mejor.

-¿Es él o Abreu?

-No. Pueden jugar juntos. Con él o con Salcedo. Depende cómo ataquemos.

-Igual, sabés que antes que a los rivales tendrás que atacar otras cosas.

-Sí, y no me preocupa. Los dirigentes me dijeron: "Pipo, pasa esto, esto y esto". Pero quiero vivirlo. Eso es lo lindo del desafío. Soy el gerente de un área y no puedo llamar a cada rato al presidente y decirle Carlitos se puteó con Juancito... A mí me pusieron para solucionar. Espero tener la capacidad para hacerlo.

-River último, Boca campeón y encima vuelve Bianchi. Peor escenario no te podía tocar.

-No miro si el de al lado se hace millonario. No niego que me hubiese gustado que Tigre saliera campeón, pero por la gente y porque soy amigo de Massa.

-Vos no mirás a Boca pero los hinchas, sí.

-Mirá, tengo muchísima confianza en que nos va a ir muy bien y en los jugadores que hay. Espero que pueda despertarlos.

-¿Llevás despertador?

-Nosotros no les vamos a fallar. Nunca les vamos a mentir, ni le vamos a pedir a un periodista que escriba algo para cagarlos, ni les vamos a ir con cuentos a los dirigentes.

-¿Y en la cancha?

-No quiero un ida y vuelta constante. Prefiero el equilibrio. Más ida que vuelta.

-O sea, no querés un River como el del Cholo.

-Quiero un River de Gorosito. Hay un equipo descompensado, con dos laterales, Augusto y Galmarini por derecha, Abelairas y Archubi por izquierda, cuatro nueves y Rosales por afuera. Por eso llevo a Lamela y Villalba a Mendoza.

-Cracks, pero de 16.

-Saben que van y vuelven. Pero si la rompen... River marca una historia: el que juega bien va derecho de Quinta o Sexta a Primera.

-Ya te sacaste el Gordo de Navidad con tu designación. ¿Ahora qué les vas a pedir a los Reyes?

-Que vengan un día antes porque nosotros arrancamos el 5, je.

Comentá la nota