Para Kirchner, Solá es un desertor, De Narváez un empresario con plata y Scioli "el mejor candidato"

Para Kirchner, Solá es un desertor, De Narváez un empresario con plata y Scioli "el mejor candidato"
En Hurlingham, el ex Presidente intercambió elogios con el actual Gobernador: "Necesitamos que nos orientes", le dedicó Scioli. "Nadie tiene más experiencia que vos en la provincia", le respondió Néstor.

El titular del PJ, Néstor Kirchner, mantuvo ayer la incógnita sobre su candidatura, ironizó con una posible postulación del gobernador bonaerense Daniel Scioli y volvió a criticar a los referentes de Unión Pro, los diputados Francisco De Narvaéz y Felipe Solá. Al primero lo definió como un "empresario con mucha plata" que cree "que puede comprar la conciencia de los argentinos", y a Solá lo calificó de "desertor".

Por la mañana, al acompañar a la presidenta Cristina Fernández durante un acto en La Matanza, Kirchner aludió una definición sobre su eventual candidatura a diputado por Buenos Aires. "Scioli va a ser", ironizó ante los periodistas. El juego intencionado continuó por la noche en un acto del PJ en Hurlingham, donde Kirchner volvió a destacar la figura del gobernador al afirmar que es quien tiene más "experiencia" en la provincia.

El elogio fue una respuesta a Scioli, quien minutos antes, en una suerte de empujón para una eventual candidatura del ex presidente, le había dicho a Kirchner: "necesitamos más que nunca de tu experiencia, que nos orientes". "Nadie tiene más experiencia que vos en la provincia", le retrucó el jefe del PJ.

En Hurlingham, Kirchner cuestionó a la Alianza UCR-Frepaso y, más aún, a la "derecha neoliberal" que a su entender hoy está representada por "un empresario que dice tener mucha plata", en alusión a De Narváez, que "cree que se puede comprar la conciencia de los argentinos con dinero". "Podrá tener mucha plata pero nunca podrá tener el consenso de los sectores populares", agregó. A Solá, en cambio, lo definió como "alguien que desertó de nuestras filas".

A ambos los asoció con la década del noventa, con una Argentina que "estaba destruida por esa derecha neoliberal". "La Argentina estaba quebrada por los mismos que nos critican hoy y que eran una máquina de impedir" porque "tomaron un helicóptero y dejaron el país destruido", agregó con tono de campaña. También apuntó contra los reclamos de los ruralistas, al afirmar que no quiere que la Argentina sea "el granero del mundo para que cuatro o cinco disfruten de la producción".

"Nos van a atacar porque hay intereses que están nerviosos, intereses mediáticos, monopolios mediáticos", agregó luego.

Y consideró las elecciones de junio como "un punto de inflexión" para decirle "nunca más al pasado" y para elegir "entre dos modelos".

Comentá la nota