"Para el justicialismo, este gobierno municipal es una vergüenza"

Ma­ri­sa Arias cree que la ges­tión de Ju­re ca­re­ce de un pro­yec­to.
La de­le­ga­da re­gio­nal del go­bier­no de la Pro­vin­cia cri­ti­ca du­ra­men­te a la ac­tual ges­tión mu­ni­ci­pal, a la que de­fi­ne co­mo "una ver­güen­za".

Di­ce sen­tir­se es­pe­cial­men­te de­frau­da­da por­que co­no­ce al in­ten­den­te Ju­re y es­pe­ra­ba que tu­vie­se un pro­yec­to y un equi­po pa­ra go­ber­nar la ciu­dad.

Pe­ro si­mul­tá­nea­men­te, car­ga con­tra el blo­que de con­ce­ja­les que re­pre­sen­ta al PJ, al que no ve co­mo opo­si­ción.

Re­mar­can­do su per­te­nen­cia a uno de los sec­to­res de un des­gra­na­do pe­ro­nis­mo, an­ti­ci­pa que ese gru­po ya es­tá tra­ba­jan­do por la can­di­da­tu­ra del ac­tual mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra, Car­los Gu­tié­rrez, pa­ra la in­ten­den­cia de la ciu­dad en 2012.

-¿Hay in­ter­nas den­tro de la Ca­sa de Go­bier­no?

-No. Den­tro del Par­ti­do Jus­ti­cia­lis­ta han exis­ti­do, exis­ten y exis­ti­rán. Pe­ro no, en la Ca­sa de Go­bier­no no.

-Se se­ña­la que hay va­rias per­so­nas que re­ci­ben re­mu­ne­ra­cio­nes sin rea­li­zar ta­reas.

-No, en ab­so­lu­to. Cuan­do se creó es­ta se­cre­ta­ría hu­bo rea­co­mo­da­mien­tos. A mu­cha gen­te que es­ta­ba tra­ba­jan­do en Cór­do­ba, pe­dí que la tras­la­da­ran a Río Cuar­to por­que nos ha­cía fal­ta. Pe­ro na­die co­bra sin tra­ba­jar.

-Al­gu­nos usua­rios le ob­ser­van que no con­vo­ca a las afi­lia­das jus­ti­cia­lis­tas a tra­ba­jar.

-En rea­li­dad só­lo he con­vo­ca­do a tra­ba­jar a mi se­cre­ta­ria pri­va­da. El res­to del equi­po es­ta­ba en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca pro­vin­cial. Hay hom­bres y mu­je­res, yo no ha­go di­fe­ren­cias, no ha­go po­lí­ti­ca des­de el gé­ne­ro.

Ni pro­yec­to ni equi­po

-¿Qué opi­na de la ges­tión del in­ten­den­te Ju­re?

-En lo per­so­nal te­nía más ex­pec­ta­ti­vas. Él ha­bía tra­ba­ja­do mu­cho tiem­po pa­ra ser in­ten­den­te, y por lo tan­to creí que lle­ga­ba con un pro­yec­to pa­ra la ciu­dad. La ver­dad es que des­pués, cuan­do vi su ac­cio­nar, me di cuen­ta que no exis­tía tal pro­yec­to, tal equi­po for­ma­do pa­ra go­ber­nar Río Cuar­to.

-¿Por qué di­ce en lo per­so­nal?

-Con Juan no pue­do se­pa­rar y ha­cer un aná­li­sis so­la­men­te po­lí­ti­co, por­que me une a él una re­la­ción per­so­nal. Hay otros po­lí­ti­cos, de su ga­bi­ne­te, de quie­nes só­lo pue­do ha­blar de su ges­tión. Con él, por­que co­noz­co la ca­li­dad de ser hu­ma­no que es, sien­to un com­pro­mi­so ma­yor. Por lo tan­to, su fra­ca­so, aun­que sea de otro par­ti­do, me due­le más que si fue­ra otro ra­di­cal.

-Al re­fe­rir­se a Ju­re, mu­cha gen­te se­pa­ra su ca­li­dad hu­ma­na de su ges­tión co­mo in­ten­den­te.

-Mu­chos pro­ble­mas de nues­tro país no tie­nen fun­da­men­to en la fal­ta de re­cur­sos eco­nó­mi­cos, si­no en la fal­ta de re­cur­sos mo­ra­les. En­ton­ces en per­so­nas que qui­zás los ten­gan, uno tie­ne una ex­pec­ta­ti­va más al­ta. Pe­ro la ver­dad es que ha si­do una de­si­lu­sión.

-¿Qué opi­na so­bra la dis­pu­ta in­ter­na que se se­ña­la en­tre el in­ten­den­te y el pre­si­den­te del Con­ce­jo De­li­be­ran­te, Eduar­do Yu­ni?

-Es mu­cho más irres­pon­sa­ble la ac­ti­tud de Yu­ni. Un pre­si­den­te del Con­ce­jo, que es el nú­me­ro dos en el po­der de la ciu­dad, no pue­de no acom­pa­ñar al in­ten­den­te. Y si hay di­fe­ren­cias, de­be sal­var­las puer­tas aden­tro. Co­mo pre­si­den­te del Con­ce­jo de­ja mu­cho que de­sear. En los te­mas im­por­tan­tes ha tra­ba­ja­do en con­tra de su pro­pio go­bier­no. La con­tro­ver­sia per­ma­nen­te en un mis­mo gru­po, trae ma­los re­sul­ta­dos en po­lí­ti­ca. Y a las ma­las po­lí­ti­cas las su­fren los que me­nos tie­nen.

Opo­si­ción ato­mi­za­da

-¿Es­tá con­for­me con el rol que ha cum­pli­do el PJ lo­cal co­mo opo­si­tor a ese go­bier­no?

-No. Yo he si­do con­ce­jal y sé que ca­da blo­que tie­ne un per­fil pro­pio, mar­ca­do por el gru­po y fun­da­men­tal­men­te por el pre­si­den­te de blo­que. Des­de esa ex­pe­rien­cia, mu­chas ve­ces me dan ga­nas de es­tar en el Con­ce­jo y sa­lir a in­di­car­le a la gen­te que pa­ra el Jus­ti­cia­lis­mo es­te go­bier­no es una ver­güen­za. Me gus­ta­ría que la opo­si­ción sea real­men­te el blo­que jus­ti­cia­lis­ta y no el de la Coa­li­ción Cí­vi­ca o el Fre­gen.

-Men­cio­nó al pre­si­den­te del blo­que de Unión por Cór­do­ba, Víc­tor Nú­ñez. Se­ma­nas atrás, en es­te mis­mo es­pa­cio, él ase­gu­ró que los con­ce­ja­les nun­ca ha­bían si­do con­vo­ca­dos por us­ted ni el mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra, Car­los Gu­tié­rrez.

-Yo he si­do com­pa­ñe­ra de blo­que y ten­go res­pe­to por Nú­ñez. Pe­ro él tam­bién fue con­ce­jal cuan­do ha­bía otro go­ber­na­dor y sa­be có­mo eran las re­la­cio­nes con la Pro­vin­cia, y có­mo igual pu­di­mos tra­ba­jar. Las ve­ces que ha­bla­mos, siem­pre ha si­do a pro­pues­ta mía.

-¿Por qué es­tá di­vi­di­do el pe­ro­nis­mo lo­cal?

-No es só­lo el PJ lo­cal, es to­do el PJ en ge­ne­ral. Por­que nues­tro mo­vi­mien­to es tan am­plio que te­ne­mos ideas que van de un ex­tre­mo al otro. Lo im­por­tan­te es que po­da­mos dis­cu­tir los dis­tin­tos pun­tos de vis­ta puer­tas aden­tro, no a tra­vés de los me­dios. A mu­chos hoy uno no se los pue­de con­si­de­rar com­pa­ñe­ros. Hay al­gu­nos que cuan­do los es­cu­cho no sien­to que per­te­nez­can a nues­tro mo­vi­mien­to.

-¿Ha­bla de gen­te que ac­tual­men­te ocu­pa car­gos pú­bli­cos?

-Gen­te que los ocu­pa y gen­te que no. Te­ne­mos que lu­char jun­tos co­mo cor­do­be­ses y co­mo go­bier­no jus­ti­cia­lis­ta. En las elec­cio­nes de ju­nio hu­bo quie­nes no tra­ba­ja­ron por la pro­pues­ta del PJ. Eso es co­mo tra­ba­jar en con­tra del Jus­ti­cia­lis­mo. Pe­ro no me asus­tan las di­fe­ren­cias. Sí asus­ta la ob­se­cuen­cia.

-¿Qué opi­nión tie­ne del di­pu­ta­do Al­ber­to Can­te­ro?

-Ten­go di­fe­ren­cias con él, fun­da­men­tal­men­te por nues­tro rol de de­fen­sa de los cor­do­be­ses. Un le­gis­la­dor de­be acom­pa­ñar las po­lí­ti­cas de su pro­vin­cia, pe­ro él no acom­pa­ñó al go­bier­no de Cór­do­ba, por lo tan­to no acom­pa­ñó a los cor­do­be­ses en la lu­cha. De to­dos mo­dos, lo res­pe­to y le re­co­noz­co mu­chí­si­mas otras vir­tu­des.

-Aun­que to­do el Pj es­té frag­men­ta­do, en Río Cuar­to ya pa­re­ce que son de­ma­sia­dos los in­te­re­sa­dos en pro­yec­tar­se a la in­ten­den­cia.

-Mu­chos son pro­yec­tos per­so­na­les, y ésa es una de las ra­zo­nes de esa ato­mi­za­ción. Uno no pue­de pre­ten­der, en un par­ti­do po­lí­ti­co co­mo el nues­tro, lle­gar con una ape­ten­cia so­la­men­te per­so­nal. Yo per­te­nez­co a un gru­po po­lí­ti­co y quie­ro que el me­jor hom­bre de ese gru­po lle­gue. Pe­ro fun­da­men­tal­men­te quie­ro que es­te­mos to­dos de acuer­do en la pro­pues­ta de ciu­dad que que­re­mos. Y es im­por­tan­te que esa per­so­na ten­ga mé­ri­tos pro­ba­dos en la ges­tión, en la de­fen­sa de los in­te­re­ses de Río Cuar­to. En lo per­so­nal no ten­go la idea de ser in­ten­den­te. Yo ten­go pa­ra mí quién pue­de ser el in­ten­den­te,. Y co­mo gru­po ya te­ne­mos de­ci­di­do que quien nos va a re­pre­sen­tar es Car­los Gu­tié­rrez. Pe­ro re­cién es­ta­mos dan­do los pri­me­ros pa­sos pa­ra el pro­yec­to de ciu­dad que pre­ten­de­mos.

El más in­te­re­sa­do

-Si bien hu­bo acuer­do, po­co tiem­po atrás hu­bo cru­ces en­tre el ex go­ber­na­dor De la So­ta y Schia­ret­ti. In­clu­so, us­ted di­jo que pa­re­cía que el go­bier­no te­nía más ad­ver­sa­rios den­tro del PJ que fue­ra.

-No me re­fe­ría a De la So­ta, si­no a al­gu­nos pe­ro­nis­tas. Pe­ro nues­tra his­to­ria es así. Cuan­do co­men­cé a mi­li­tar, me que­ja­ba de es­ta per­ma­nen­te pe­lea in­ter­na. En­ton­ces una di­ri­gen­te me di­jo: Los pe­ro­nis­tas nos he­mos per­do­na­do to­do, has­ta ma­tar­nos en­tre no­so­tros. A mí ya no me asus­ta ha­blar de es­ta vo­ca­ción de los com­pa­ñe­ros de no acom­pa­ñar en la ges­tión a quien lle­ga. Al­gún día ten­dre­mos que cam­biar eso.

-¿Su­pe­ra­ron las di­fe­ren­cias?

-Una co­sa es ha­blar de De la So­ta, otra es ha­blar de quie­nes sim­pa­ti­zan con él y no com­pren­den aca­ba­da­men­te cuá­les son las pro­pues­tas. El más in­te­re­sa­do en que la ges­tión de Schia­ret­ti sea bue­na, si pre­ten­de ser el pró­xi­mo go­ber­na­dor, es De la So­ta. Es­to es­tá cla­ro, aun­que qui­zás al­gu­nos de ese gru­po no lo en­tien­den y lo obs­ta­cu­li­zan. Si es­te go­bier­no fra­ca­sa, la gen­te en­ten­de­ría otro go­bier­no jus­ti­cia­lis­ta co­mo la con­ti­nui­dad. Aque­llos que son tan crí­ti­cos ten­drían que po­ner más es­fuer­zo pa­ra que nos va­ya me­jor.

El principio fundamental del peronismo

-El Pre­su­pues­to 2010, incluye una pau­ta de au­men­to sa­la­rial del 8.8% pa­ra los tra­ba­ja­do­res es­ta­ta­les y mantiene la misma alí­cuo­ta para el impuesto in­mo­bi­lia­rio ru­ral. Por ello, los gre­mios han reavivado sus críticas al Go­bier­no. Se pre­gun­tan qué cla­se de pe­ro­nis­mo es aquel que tra­ba una alian­za con el cam­po, en des­me­dro de la ma­sa la­bo­ral.

-No te­ne­mos una alian­za es­tra­té­gi­ca con el cam­po. El go­ber­na­dor Schia­ret­ti tie­ne una alian­za con todos los cor­do­be­ses. Él ha com­pren­di­do que pa­ra los cor­do­be­ses la me­jor de­fen­sa es po­ten­ciar aque­llo de lo que vi­vi­mos: las eco­no­mías re­gio­na­les. Y to­das nues­tras eco­no­mías re­gio­na­les tie­nen que ver con el tra­ba­jo del cam­po. Pen­sar que cuan­do se acom­pa­ña a la gen­te del cam­po se es­tá de­fen­dien­do a los que tie­nen pla­ta, los gran­des es­tan­cie­ros, la So­cie­dad Ru­ral, es pen­sar en una rea­li­dad que no es la ac­tual, don­de te­ne­mos mu­chí­si­mos pe­que­ños y me­dia­nos pro­duc­to­res que tra­ba­jan muy du­ro. Pen­sar así es equi­vo­car­se. Igual que se equi­vo­can cuan­do cri­ti­can por­que en­tre­ga­mos sub­si­dios pa­ra las in­dus­trias de ma­qui­na­ria agrí­co­la. Eso es no pen­sar en quie­nes pier­den su tra­ba­jo. La ba­se de equi­dad con la que se de­ci­den es­tas co­sas es el prin­ci­pio fun­da­men­tal de cual­quier pe­ro­nis­ta. Co­mo pe­ro­nis­tas de­be­mos te­ner una ac­ti­tud para cam­biar es­ta his­to­ria.

Comentá la nota