Para junio se prevén 2.000 trabajadores suspendidos.

La preocupante cifra surgió en la mesa de monitoreo local. En los próximos 15 días piensan cerrar los subsidios pedidos a las carteras laborales. Constarían en 600 pesos por empleado, por 6 meses. Hoy son 400 los puestos laborales afectados.
Detrás de los fríos números hay familias. Son las esquirlas de la crisis internacional en una ciudad intermedia del interior bonaerense. Unos 2.000 trabajadores que verán diezmados sus salarios, haciendo tambalear los puestos laborales.

Esta cantidad de empleados suspendidos se registraría en Tandil a mediados del corriente si las tendencias económicas en picada no se modifican, lo cual resulta muy poco probable.

La magnitud del problema global puesta en estadísticas del pago chico permite aventurar el impacto social que tendrá el sacudón internacional en los vecinos de la ciudad.

La propia mesa de monitoreo de crisis que funciona en el distrito reconoció ese número la semana pasada. Omar Farah, dirigente de la Asociación de la Pequeña y Mediana Empresa, cuantificó que cuando finalice febrero 400 personas en relación de dependencia estarán suspendidas en la ciudad, curva que ascendería a 1.000 a fines de marzo para llegar a junio con 2.000.

Por eso la premura por conjugar esfuerzos entre la comuna, el empresariado y los gremios en la búsqueda de los subsidios que liberarían la Provincia y la Nación.

Hoy son 25 las pymes con serias dificultades, 5 de las cuales presentaron el procedimiento preventivo de empresa en crisis al Ministerio de Trabajo, mientras que 2 de esas “están en condición de pedir subsidios”, exteriorizó Farah.

Los desembolsos del estado implicarían un monto de 600 pesos mensuales por obrero suspendido, los cuales serían cobrados directamente por el empleado (no arribaría a manos de la patronal) mediante una cuenta del Banco de la Provincia de Buenos Aires.

Sin embargo, admitieron que el beneficio sólo se prolongaría por espacio de 6 meses, con lo que mucha incertidumbre aún hay sobre lo que sucederá después, ya que todos los economistas hablan de una crisis internacional que se prolongará por un tiempo muy superior a medio año.

DOS SEMANAS IMPORTANTES

Se vienen 15 días trascendentes para la mesa de monitoreo tandilense, ya que en este período se podrían sellar acuerdos –ya punteados en borrador- de cara a los subsidios tramitados en Nación y Provincia.

Los dirigentes serranos, como se recordará, ya mantuvieron entrevistas con el titular de Trabajo provincial, Oscar Cuartagno, donde hablaron de la posibilidad de bajar fondos para firmas que demuestren con pruebas fehacientes la situación de crisis.

Pues bien, este viernes podría cerrarse el paquete de medidas consensuado con el director de Relaciones Laborales, Daniel Montes de Oca.

Similares expectativas se tejen sobre lo que ocurrirá la próxima semana, cuando surjan novedades desde el contador Sergio Paz, responsable de los planes federales de Nación.

“Son subsidios para empresas que no tienen otra alternativa para mantener el personal”, evaluaron desde el comité de crisis.

Por otro lado, esa instancia de gestión local se reunió con miembros de la Usina Popular y Municipal, Camuzzi Gas Pampeana y Telefónica de Argentina, audiencias en que solicitaron beneficios tarifarios especiales para usuarios que sufrieron la suspensión en sus empresas debido a la crisis.

En este último punto de la agenda, buscan agregar nuevos vencimientos y expandir la tarifa social que tiene el Municipio, añadieron.

Entre tanto dato desalentador, por último, las autoridades elogiaron la confluencia de miradas entre los diferentes sectores de la ciudad: “esta vez la crisis no nos toma totalmente desarmados como ocurrió en 2001”, manifestaron.

Comentá la nota