Para un juez porteño, "manejar alcoholizado no es peligroso"

El juez Guillermo Morosi consideró que el hecho de que un conductor supere holgadamente el límite de alcohol en sangre permitido por la ley para manejar un vehículo no es condición suficiente para poner en peligro la vida de terceros
En un controvertido fallo que genera un grave antecedente en materia de seguridad vial, el juez en lo Contencioso, Administrativo y Tributario Guillermo Morosi también señaló en su fallo que "de lo actuado no surge de modo fehaciente - ni la Fiscalía lo ha probado- que el hecho haya puesto en peligro inminente la vida o la integridad física de terceros, circunstancia que no cabe deducir únicamente del resultado del test de alcoholemia practicado al imputado".

Todo ocurrió el 23 de mayo pasado cuando un conductor fue sometido a un test de alcoholemia en la zona de Palermo Hollywood. La prueba dio que el conductor tenía una concentración de alcohol de 2,26 gramos por litro de sangre, cuando el máximo permitido para conductores particulares es de 0,5.

Para zafar del juicio, el acusado pidió la "probation" y ofreció una entrega dineraria por la suma de $400 a la institución que se determine, abstenerse de conducir cualquier tipo de rodado por el término de 30 días corridos y asistir al curso que se dicta en la Dirección General de Educación Vial y Licencias del Gobierno porteño.

En tanto, el fiscal contravencional Adrián Martín había pedido una pena de dos días de arresto o, en su defecto, una probation con medidas más rigurosas.

El juez señaló en su fallo que "si bien los hechos investigados en el expediente podrían conectarse con la problemática que, con bastante frecuencia, trae aparejada la ingesta de bebidas alcohólicas, ello tampoco puede ser un motivo válido para oponerse a la concesión de la probation" que finalmente fue concebida.

La causa fue apelada por el fiscal y la Cámara se expediría nuevamente en los próximos días según informa el diario Clarín.

El juez Morosi también rechazó además el pedido que había hecho la Fiscalía para que se le prohibiera al conductor beber alcohol porque no se advierte el motivo por el cual e imputado no podría hacerlo en su esfera privada.

Comentá la nota