Para Juan Antonio Torresín el balance es “muy positivo”

A contramano de la situación internacional donde la crisis financiera se expande como una pandemia, la industria naval en el país ha tenido un año muy positivo: el cuarto de un crecimiento significativo para el sector.
Así lo sostiene uno de los referentes del empresariado regional, Juan Antonio Torresín, presidente de la Industria Naval Argentina y titular de Coserena S.A., una empresa dedicada al servicio y reparaciones navales.

“Es curioso, en el plano internacional las noticias no fueron muy buenas y realmente para nosotros ha sido un año muy positivo”, manifestó. Para sustentar esta afirmación basta tomar algunos indicadores. De 3 mil empleos directos que había en el 2004 se pasó a 10 mil en la actualidad. El movimiento de la industria en aquel año era 50 millones de dólares anuales, mientras que en el 2008 se incrementaron en 800 millones de dólares con una proyección, de concretarse un acuerdo con Brasil, para el 2010 de 2 mil millones de la misma moneda.

“Estamos teniendo una respuesta del pueblo argentino muy fuerte por que reconstruir la cultura del trabajo en la industria naval, indudablemente es una labor que requiere de oficio para recomponer una de las cosas que se ha perdido en la década de los ‘90”. El empresario sostuvo que el crecimiento del sector podría haber sido un poco más “explosivo” pero faltan trabajadores cualificados. En este sentido, se hizo hincapié en la enseñanza sistemática. De una universidad que brindaba carreras para desempeñarse en la industria naval lograron imponerlas en cuatro universidades. A estas se suman las regionales de Mar del Plata y Ensenada y se ha recompuesto la Tecnicatura Naval en los astilleros Río Santiago y Tandanor, con una escuela técnica dependiente de la facultad de ingeniería de Buenos Aires. “Sabemos donde hay que poner el esfuerzo y lo hacemos porque la realidad es que la industria naval crece y lo hace con puestos de trabajos planificados, con renumeraciones importantes que después se suman al circuito virtuoso de gastos y consumo de la cadena productiva argentina”, indicó.

El dirigente considera que el de la industria naval es el modelo al que todos debemos aspirar y que puede ser el reflejo de otras industrias en el que también hay crecimiento con inclusión y repercuta en el personal. Operarios, técnicos, ingenieros que puedan incluirse en esta cadena.

UNA OBRA DE INFRAESTRUCTURA

Con relación a la construcción de un muelle flotante por parte de Coserena, Torresín señaló que es una obra de 18 meses y van en el séptimo certificado con un pequeño atraso de un 1 % de obra en general. “Es una obra de infraestructura que es a lo que nuestro astillero aspira. Alternativas para hacer frente a las debacle que se produzcan en la industria pesquera que producen una merma en la reparación de naves”, comentó.

“Son años de esfuerzo pero lo importante es que estamos cumpliendo con los objetivos que nos vamos fijando, indudablemente lo estamos haciendo muy despacio, ya que la gente que se incorpora en la empresa tiene que ser muy preparada, tiene que tener una buena capacitación y debe tener una buena calificación”, insistió y agregó que son varios sectores que acompañan, entre ellos el sindicato que “ha sabido interpretar las decisiones”. Recientemente Torresín acompaño al titular del SAOM (Sindicato Argentino de Obreros Navales) en la inauguración de una sala y taller de capacitación del propio Sindicato.

El tema de la capacitación ha prendido tanto en el empresariado como en la conducción gremial. En la actualidad existe un convenio para que Coserena incorpore mano de obra a través de unos cursos de capacitación que se harán en la Escuela Industrial de la localidad de Puerto Deseado. También tienen la intención de instalar este año una beca destinada a los mejores promedios de secundarios de la provincia, para que tengan la posibilidad de acceder a la carrera de Ingeniería Naval con los gastos cubiertos. “Hay que prepararse no solamente para mañana sino para tres, cuatro o cinco años, que es el futuro de la industria naval y será muy fuerte para los próximos años”, concluyó.

Comentá la nota