Para el jefe de la Departamental Tandil, los cambios no van a tener mayor incidencia para la gente

El comisionado José Fabián Pagge dijo que los cambios introducidos por el gobierno provincial significan cuestiones organizativas y estructurales con la policía.
Ayer, el gobernador Daniel Scioli junto a sus ministros de Seguridad y Justicia, anunció cambios en la estructura de la policía bonaerense, que, entre otras medidas, dispone la división de la fuerza en cuatro grandes zonas. Tres de ellas corresponden al Conurbano y una tercera tendrá jurisdicción sobre el interior provincial.

En diálogo con la 104.1, el jefe de la Departamental local, comisionado José Fabián Pagge, reconoció que el anuncio lo tomó por sorpresa al igual que a los colegas de otras departamentales.

Consultado sobre la tarea que deberá llevar a cabo el superintendente Héctor Martínez (titular de la zona del interior de la provincia), señaló que la región es “amplia, ya que va desde San Nicolás a Bahía Blanca y de Mar del Plata a Guaminí. No obstante, será un trabajo conjunto con los jefes departamentales”.

Por otra parte, reconoció que a través de esta resolución, el Ministerio de Seguridad, “nos ha dado un poco más de mando sobre los distintos elementos descentralizados, con los cuales vamos a trabajar en conjunto para ver si la situación se puede ir paliando cada vez más, en la medida de lo posible”.

Cuando se le preguntó si estas medidas podrían traer aparejadas un corrimiento del delito hacia el interior provincial, reconoció que “es una cuestión que está latente. Pero sobre todo, creo que corren riesgo aquellas departamentales que tienen conexión más directa con el Conurbano, a través de las autopistas, por ejemplo. Salvo aquellas bandas que tienen estructura y se pueden organizar para trasladarse 350 kilómetros, el resto no creo que se traslade al interior”.

En tal sentido, habló de la importancia de realizar “controles junto a dependencias como Seguridad Vial y otros elementos descentralizados. Ahora aceitaremos un poco más lo mecanismos para que sea una tarea conjunta; operativamente vamos a tener más incidencia. Vamos a poder realizar operativos sin autorización del Ministerio de Seguridad”.

-¿Estos cambios lo tranquilizan o complican más su función?

-No nos sentimos más complicados. Pasamos a tener un poco mas de control. Y todo empleado, todo personal necesita ser controlado. Dependerá de cada uno de los jefes departamentales dar la apoyatura necesaria al superintendente.

-¿Qué fue lo que les pidió a superioridad?

-Una mayor presencia en las calles, mayor operatividad, ubicar a toda la gente que se pueda en la vía pública, coordinar acciones con otras departamentales. Con el tiempo veremos si tiene efecto o si fue una cuestión más para paliar la situación. A la ciudadanía mucho no le va a beneficiar; esto no significa más refuerzos. Es cuna cuestión organizativa estructural de la policía.

Comentá la nota