Para investigar si hubo discriminación

Tras la polémica por los dichos de Lubertino, el Instituto se presentó ante la Justicia y requirió informes de la policía y del Comfer.
Luego de los reclamos formulados por varias instituciones judías, el Inadi decidió abrir dos causas penales por expresiones antisemitas denunciadas en los últimos días. Y pidió una serie de informes a organismos del Estado como la Policía y el Comité de Radiodifusión (Comfer) sobre quienes participaron en las protestas por el conflicto en Gaza. La primera denuncia es contra el dirigente de Convergencia Socialista Juan Carlos Beica (ver aparte) y quedó asentada ayer en el fuero contravencional porteño. La segunda incluye material fotográfico, imágenes de esvásticas y pintadas en las vallas de una escuela primaria de Floresta. En el medio, el

Inadi decidió no promover un juicio a Luis D’Elía. Pero le pedirá que “rectifique o ratifique” sus dichos. En el organismo aseguran que no habrá una caza de brujas.

María José Lubertino tuvo uno de sus días más complicados al frente del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi). En declaraciones radiales, la titular del organismo había dicho el martes que “Israel violó las leyes del derecho internacional” al invadir Gaza, y que “eso se le vino en contra”, en referencia a las protestas contra el Estado de Israel realizadas en Buenos Aires.

Sus dichos levantaron polvareda entre organizaciones judías, muchas de las cuales ayer se expresaron pidiendo alguna medida del Gobierno. Sergio Burstein, de Familiares y Amigos de las Víctimas del Atentado a la AMIA, pidió la renuncia de la funcionaria, aunque aclaró que lo hacía a “título personal”. El vicepresidente de la DAIA, Angel Schindel, pidió “acciones concretas”. Y no descartó que la entidad lleve la situación “en el momento oportuno” a consideración de la Presidenta.

En ese contexto, el Gobierno resolvió impulsar la vía judicial para bajarle el tono al conflicto. El secretario de Derechos Humanos, Luis Eduardo Duhalde, emitió un comunicado señalando que “extremará las acciones para impedir toda actitud que importe racismo o discriminación”. También se pronunció el jefe de Gabinete, Sergio Massa: “Me da la sensación de que fue una frase poco feliz (la de Lubertino), desafortunada. Sobre todo, porque en la Argentina logramos una convivencia entre religiones y tenemos que trabajar para mantenerla”.

Lubertino se recluyó ayer en silencio. Dejó trascender que lo dicho fue producto de una “encerrona” en la que la dejaron quienes querían que se pronuncie para condenar a D’Elía. Ella quiso evitarlo.

Anoche el Inadi informó las medidas que tomará. Como anticipó este diario, ayer presentó la primera denuncia en el fuero contravencional porteño, contra Beica. En la protesta realizada el lunes en el Hotel Intercontinental, según la denuncia del Inadi, Beica usó la palabra “rata” para referirse al dueño del hotel. También se mostraron banderas –y se hicieron pintadas– con cruces esvásticas junto a la estrella de David, además de proferir amenazas.

Sin capacidad de sanción, pero sí de impulsar una investigación, el

Inadi pidió a la Justicia que analice los dichos y la simbología, los que fueron considerados “preocupantes”, “perjudiciales, estigmatizantes y una ofensa para el pueblo judío”. El eje de la segunda presentación judicial que se hará hoy es el colegio Bet Am de Floresta. Sobre las vallas de seguridad aparecieron pintadas en las que decía “asesinos” y “te gustan las de terror”, además de esvásticas.

Comentá la nota