Para Intrieri hay indicadores naturales que marcan que el río Negro no está contaminado

El asesor legislativo en temas de Fauna Marina y Medio Ambiente, Edgardo Intrieri, destacó que la presencia en el río Negro de truchas arco iris, aves, como los flamencos y cisnes de cuello negro, ranas y sapos “son indicadores naturales” que desmienten a quienes denuncian que hay un grado significativo de contaminación. Destacó que “hay aves migratorias que viajan desde Alaska y que se alimentan en la zona del IDEVI, lo que garantiza que es un área descontaminada, porque sino no seguirían hasta el sur ni volarían unos 14.000 kilómetros a su lugar de origen”.
Señaló que estos “indicadores naturales” avalan el resultado de los estudios realizados por el Departamento Provincial de Aguas (DPA) y otros organismos oficiales que hablan de una buena la calidad del agua del río. Consideró “irresponsable” instalar sin aval alguno la idea que el río Negro está contaminado porque “esto perjudicaría la exportación que se realiza de frutas, hortalizas y otras producciones de los valles, ya que el agua que se utiliza para el riego es precisamente la del río”.

“Solos nos estamos cavando la fosa diciendo que el río con el que regamos las especies vegetales que luego consumimos o vendemos está contaminado”, aseveró a la agencia APP.

Afirmó que “hay especies muy sensibles que se alimentan del río y son la mejor garantía respecto a la calidad del agua. Tenemos que disfrutar del río y no tirar una pelota sin sustento que no beneficia a nadie. Si se encontráramos 50 o 100 truchas arco iris muertas, yo sería el primero que públicamente diría que está contaminado el río o tiene una calidad en sus aguas que perjudica a las distintas especies y al hombre”.

Señaló Intrieri que “los indicadores naturales, que se toman como parámetro en otros lugares del mundo, permiten llevar tranquilidad a la gente respecto al río”.

Indicó que “uno de esos indicadores es la trucha arco iris, como se hace en estados Unidos, Canadá y Alaska, ya que es una especie muy sensible a la contaminación que podría también afectarle al hombre. En estos últimos años se han sembrado un millón de alevitos de trucha arco iris y no encontramos lotes o grupos de trucha que aparezcan muertos en la ribera del río, es decir, no hay una contaminación que las afecte como puede pasar en otros lados”.

Señaló también a la agencia APP que la presencia de toninas en la desembocadura del río y las que ingresan río arriba marcan también la buena calidad del agua, porque “así como nadie pone en riesgo a sus hijos, las toninas no estarían con sus crías en la desembocadura o no ingresarían al río Negro con sus crías si el agua estaría contaminada”. “Las toninas rechazan el hábitat que está contaminado, como pasó en su momento con la desembocadura del río Colorado cuando se produjo contaminación por hidrocarburos”, señaló.

Afirmó además que “el río Negro tiene una gran capacidad de autodepuración”.

Informó que otro indicador natural es la presencia de flamencos y cisnes de cuello negro “que tampoco aparecen muertos. Si hubiera un grado de contaminación significativo en el río impactaría en estas aves, aparecerían enfermos o muertos, porque se alimentan de organismos muy pequeños que se encuentran en el agua o en el lodo, en el sustratum del río,

Asimismo destacó que “hay aves migratorias que viajan desde Alaska y que se alimentan en la zona del IDEVI, lo que garantiza que es un área descontaminada, porque sino no seguirían hasta el sur ni volarían unos 14.000 kilómetros a su lugar de origen”.

Intrieri explicó además que “otro indicador natural es la presencia de sapos y ranas. Con personal de la Universidad Nacional del Comahue que estemos profundizando el estudio de los humedales del Valle Inferior hemos descubierto en las zonas aledañas a la ribera del río Negro y en canales y lagunas del IDEVI, zonas de reproducción de sapos y ranas, especies que son muy sensibles a la contaminación”.

Comentá la nota