Para Interrogar.

Para Interrogar.
Un diario informó que hubo jugadores que demoraron el último Scudetto para ganar apuestas.
Una denuncia explosiva sacudió al Calcio. El informe, del diario Il Giornale, señaló que la policía investiga si durante el último Scudetto algunos jugadores del Inter demoraron la obtención del título para enriquecerse en el mercado de las apuestas. Tremendo, y nadie le quitó seriedad ya que hay un antecedente cercano de corrupción en Italia, el Calciopoli: en 2006 a la Juventus le anularon dos campeonatos y la mandaron a la Serie B, por comprar partidos.

El Inter llegó a sacarle 11 puntos de ventaja a la Roma, y recién pudo festejar en la última fecha. Il Giornale hace un detallado recorrido de la definición. Por ejemplo, que el técnico Roberto Mancini no utilizó a Ibrahimovic y Balotelli en partidos clave. Y se recordó que por el delantero sueco se generaron fuertes polémicas entre el cuerpo médico de su selección, que lo habilitaba para jugar, y el del Nerazzurro, que no le daba el alta médica. Finalmente, Ibra no fue operado de rodilla y, en la última jornada, metió el doblete de la consagración, al Parma. Pero antes, en la anteúltima fecha, sin Zlatan, ocurrió algo extraño. El Inter igualaba 2-2 ante el Siena, le faltaba un gol para festejar. Tuvo un penal y debía patearlo Cruz, pero Marco Materazzi, víctima de la infracción, le negó el tiro al Jardinero, mientras Mancini se quejaba en el banco. Olé escribió en su edición del 12 de mayo: "Su remate, zurdazo de escasa violencia y poco cruzado, lo rechazó Manninger".

En lo de Materazzi aparece el rol de un ex convicto por narcotráfico, el modisto Domenico Brescia. Este personaje tenía acceso a las concentraciones de Appiano Gentile y amistad con varios futbolistas. Marco, uno de ellos. Incluso, el defensor le habría pedido cajas para embalar muebles en una mudanza. La policía habría realizado escuchas telefónicas a Brescia, una con Mancini, de la cual habría surgido la investigación.

Brescia habló con una agencia de noticias italiana, lamentó que por sus antecedentes delictivos, del 89 al 92, se haya afectado a algunos amigos, y negó toda la acusación.

El presidente del Inter, Massimo Moratti, aseguró que todo es una "bufonada", que el club nunca tuvo a Brescia de empleado y que no piensa desmentir nada porque la fiscalía de Milán ya lo hizo.

Algo cambió del Calciopoli a hoy. Existe una ley nacional que limita el derecho de los medios a revelar escuchas telefónicas. Y aún no se sabe qué evidencia existe por lo publicado por Il Giornale (tras la acusación de Moratti, el diario ratificó todo).

El informe periodístico no involucra a ningún jugador argentino (Cruz, Crespo, Samuel, Cambiasso, Burdisso, Zanetti y Solari estaban en el plantel). La duda está planteada, pero hay menos pruebas que en el Calciopoli.

Comentá la nota