Para el INDEC porteño, la canasta básica aumentó casi 70% en 3 años

Según la Ciudad, la canasta de alimentos del INDEC está más de 20 años desactualizada.
Para la Dirección de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires, la canasta básica de alimentos vale más del doble –un 127%– que la que informa el INDEC. Y, entre 2005 y noviembre de 2008 (último dato disponible), aumentó un 67,5%, mientras que la del INDEC apenas subió el 23% por ciento. A partir esa base, la Dirección va a actualizar el valor de la canasta, a la vez que asegura que "esas herramientas permitirían, más adelante, evaluar las condiciones de vida en el ámbito de la Ciudad". Con estas cifras, Buenos Aires se suma y amplifica la polémica que varios institutos oficiales provinciales, como los de San Luis o Santa Fe, mantienen con el INDEC en relación con la elaboración de los indicadores socio-económicos, en especial, los de inflación, pobreza e indigencia. De acuerdo con la Dirección de Estadística y Censos porteña, la canasta básica de alimentos del INDEC está más de 20 años desactualizada y no refleja los cambios en las pautas de consumo ni los precios de la Ciudad. Con estos argumentos elaboró una canasta básica propia.

El resultado es que esa canasta básica de alimentos vale más del doble que la del INDEC y la brecha se amplifica porque los precios que se relevan en la Capital y las variaciones de esos precios no tienen nada que ver con los que registra el INDEC en Capital y GBA. Para la Dirección porteña, una familia tipo (matrimonio, ambos activos y dos hijos menores) necesitaba $ 602,40 en 2005 para comprar los alimentos y las bebidas para satisfacer las necesidades alimentarias básicas. Y, en noviembre de 2008, esa misma canasta pasó a valer $ 1.009 mensuales. Para 2005, en promedio, la canasta básica del INDEC para Capital y GBA para una familia tipo similar era de $ 361,30 y, en noviembre de 2008, subió a $ 443,68. De aquí se desprenden dos conclusiones: en 2005, la canasta de la Ciudad de Buenos Aires valía un 66% más que la del INDEC.

Y, a fines de 2008, la brecha saltó al 127%. Esa diferencia se debe a que cada organismo registró en ese período de más de tres años variaciones de precios muy distintas: 67,5% la Ciudad y 23% el INDEC. El 67,5% de la Ciudad se aproxima a las mediciones oficiales y privadas alternativas a las del INDEC, cuyos números empezaron a ser cuestionados a fines de 2006. De acuerdo a la Dirección de Estadística porteña, la canasta del INDEC surge de la Encuesta de Hogares que se hizo en 1985/86 y comprende tanto a la Capital como al conurbano. En consecuencia, sostiene que las pautas de consumo están desactualizadas, a lo que se agrega que los hogares porteños tienen perfiles de consumo diferentes de los del GBA y los precios divergen de los del conurbano. La Dirección capitalina definió la canasta básica como lo hace el INDEC: corresponde a los productos que satisfacen las 2.720 calorías diarias que una persona adulta necesita ingerir en un mes para tener una alimentación razonable. Pero la selección de los alimentos se hizo "con criterios que combinan aspectos nutricionales con el respeto de las pautas de consumo de la población de referencia, siguiendo el criterio de que a igual contribución nutricional se escogió el producto de menor costo". Y se relevaron 28.000 precios de 86 productos que integran esa canasta alimentaria en 438 comercios de la Ciudad. Lógicamente, las diferencias se explican por la composición pero también en los precios relevados. Y con la canasta porteña, habría más indigentes y pobres que lo que marca el INDEC

Comentá la nota