Para el Indec, el desempleo es 8,4

Pese a la crisis internacional, la desocupación se mantiene como hace un año y bajó dos décimas respecto del primer trimestre de 2008 cuando se computan como desempleados a los beneficiarios de planes sociales. Lo que creció fue la subocupación.
El Indec dio a conocer ayer los datos de la desocupación en el país. Durante el primer trimestre del año fue del 8,4 por ciento, lo mismo que en igual período del año pasado. El aumento se registró respecto del cuarto trimestre de 2008, cuando el desempleo había bajado a un mínimo de 7,3 por ciento. Esa suba responde a factores estacionales y se produce todos los años. Por otro lado, el nivel de subocupación llegó al 9,1 por ciento, contra el 8,2 de un año atrás. Estos datos, que dan cuenta de cierta estabilidad en los indicadores laborales, contrastan con la baja en algunas actividades como la construcción o la industria, producto de la crisis internacional.

En el primer trimestre de 2009, para el total de los 31 aglomerados urbanos, la tasa de actividad fue del 46,1 por ciento, mientras que en el mismo período del año pasado había sido del 45,9 por ciento. Pese a ese incremento de personas que salieron a buscar empleo, la tasa de desocupación se mantuvo sin cambios. La conclusión es que la economía generó puestos de trabajo para los demandantes. La tasa de empleo trepó a 42,3 por ciento, sólo una décima frente al 42,2 del primer trimestre de 2008.

En tanto, la tasa de subocupación pasó del 8,2 por ciento en el primer trimestre del año pasado al 9,1 por ciento (demandante 6,0 por ciento y no demandante 3,1 por ciento) en los primeros tres meses del año. El resultado fue igual al último trimestre del año pasado. En cambio, en la comparación interanual, la subocupación del primer trimestre de 2008 había sido del 8,2 por ciento (5,8 demandante y 2,4 no demandante).

Las cifras oficiales discrepan con las estimaciones privadas. La CTA indicó a principios de marzo que durante los últimos dos meses de 2008 se habían perdido aproximadamente 50.000 puestos de trabajo. Según la central gremial, la aceleración en la cantidad de despidos –motivada por las decisiones empresarias de ajustar frente a la crisis económica– habría continuado en los primeros meses de 2009.

En este sentido, el Ministerio de Trabajo viene incrementando desde el año pasado los Procedimientos Preventivos de Crisis en distintos sectores, además de aportar subsidios (Repro) para complementar los salarios en aquellas industrias afectadas por la crisis. Tal es el caso de las automotrices. También la cartera que conduce Carlos Tomada está realizando aportes a la papelera Massuh, de 600 pesos, para mantener los salarios de los 300 operarios de la planta de Quilmes.

Si se mide la desocupación tomando a los beneficiarios de planes sociales como desocupados, el índice se ubica en el 8,6 por ciento, precisa el comunicado del Indec. Esta cifra es cuatro décimas superior a la tasa de desempleo que toma el organismo como oficial. El dato muestra qué pasa cuando se considera a los que cobran planes sociales como desempleados. En el primer trimestre de 2008, este índice había arrojado 8,8 por ciento, dos décimas más que en esta oportunidad.

El Indec, en base a datos relevados a través de la Encuesta Permanente de Hogares, señaló que en el primer trimestre de 2009, para el total de los 31 aglomerados urbanos, la tasa de actividad fue del 46,1 por ciento, la tasa de empleo del 42,3 por ciento y la tasa de desocupación del 8,4 por ciento. En tanto la tasa de subocupación fue del 9,1 (demandante 6,0 y no demandante 3,1). "En el primer trimestre de 2009, la tasa de desocupación presentó un crecimiento de 1,1 punto porcentual respecto del mismo trimestre del año anterior, consistente con la suba estacional que se repite todos los años desde 2004 entre el 4º trimestre del año y el 1º del que le sigue", sostuvo el Indec en un comunicado de prensa.

Con el 8,4 por ciento registrado entre enero y marzo pasado, la tasa de desocupación acumula diez trimestres consecutivos por debajo del 10 por ciento. Desde mayo de 1994, cuando la desocupación trepó al 10,7 por ciento, la tasa se mantuvo en dos dígitos hasta fines del 2006, cuando retrocedió hasta el 8,7 por ciento.

Por otro lado, el Indec dio a conocer la semana pasada los números del empleo en negro en el cuarto trimestre del año pasado. Según el ente público, la informalidad laboral fue del 37,8 por ciento del total de los asalariados. En el mismo período de 2007, la informalidad afectaba al 39,3 por ciento, con lo cual hubo una caída de 1,5 punto porcentual. Si la comparación se realiza con el tercer trimestre de 2008, el número crece también 1,5 punto, ya que en ese momento se encontraba en 36,3 por ciento.

Comentá la nota