ATE para los hospitales y el Gobierno no habla con Blas

Adaro puso como condición para volver a dialogar con el gremio que la secretaria general y su segundo no participen.
La disputa que mantiene el Gobierno con los gremios estatales está en estado crítico. Mientras se logra controlar y descomprimir parte de los reclamos como ocurrie con el de la Empresa Provincial de Transporte de Mendoza (EPTM), en la otra punta del ovillo se resquebraja cada vez más la relación con la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE).

Este sindicato decidió endurecer la protesta y hoy mantendrá un paro total de actividades en el sector de la salud por 24 horas. Y desde Casa de Gobierno contraatacaron advirtiendo que no habrá más diálogo si Raquel Blas (secretaria general) y Roberto Macho (secretario adjunto) son los interlocutores.

Además Mario Adaro, ministro de Gobierno, consideró que el nivel de conflictividad se debe más a cuestionamientos políticos que a un verdadero interés por resolver el problema de los trabajadores.

El panorama se oscurece aún más con las asambleas que llevan adelante los empleados judiciales y la gente de Sitea (Sindicato de Trabajadores Estatales Autoconvocados) en Rentas. Ayer la fotografía de una jornada cargada de reclamos se completó con el acampe frente a Casa de Gobierno por parte de la agrupación social Barrios de Pie y la movilización en contra de la minería contaminante.

Tal como están dadas las cosas, está claro que el Gobierno difícilmente podrá pasar las fiestas con tranquilidad.

El blanqueo del salario y la incorporación de contratados a la planta en el sector de Salud más Desarrollo Humano son el centro de las quejas que parten desde la plana mayor de ATE. "Queremos que el Gobierno cumpla lo incumplido", ratificó Blas. Por ese motivo, hoy la atención en centros de salud y hospitales de toda la provincia se verá restringida a la mínima expresión. El paro se extenderá hasta la medianoche.

"Se mantendrán las guardias mínimas en todos los sectores pero si la gente no tiene urgencias que resolver es mejor que no concurra a los hospitales", recomendaron. Además está previsto una movilización a la Legislatura.

Parado definitivamente en la vereda de enfrente, Adaro no anduvo con medias tintas. Teniendo en cuenta los incidentes del jueves pasado (cuando varios funcionarios y un ministro recibieron golpes de puño y patadas de parte de los sindicalistas), el titular de Gobierno fue tajante: "No vamos a negociar hasta que nos esclarezcan los hechos puntuales con Blas y Macho". También consideró que "la dirigencia se tiene que hacer cargo de todos su actos... Blas es una dirigente combativa pero se extralimitó y cometió errores graves".

En este sentido, el ministró aclaró que, sin querer "meterse" en la vida interna de los gremios, "si la legitimidad de la interlocución está afectada, (los estatales) deberán resolver como continúan" negociando.

En contraposición a los dichos de Blas, el ministro insistió en que "se cumplió con el convenio y para lo que falta, unas 75 prestaciones (contratados) en Salud y otras en la Dinaf, se están haciendo las correcciones presupuestarias correspondiente para subsanarlo".

Tres frentes distintos

Los judiciales cumplieron con un jornada de asambleas en la explanada del Palacio de Justicia y movilizaciones en reclamo por aumento y blanqueo salarial, el 82% móvil para los jubilados y un mayor presupuesto para la justicia.

"Está claro que hubo incremento de tarifas y de precios lo que implica una merma en los sueldos y en la Justicia la situación se agudiza ya que los aumentos se los llevan los jueces. Necesitamos que se abra la paritaria", expresó Carlos Ordóñez. Por el momento, el titular del sindicato de judiciales señaló que no hay intenciones de tomar medidas extremas y que seguirán de cerca el tratamiento del presupuesto 2010.

Desde Sitea, en tanto, elevaron al Ministerio de Hacienda un proyecto para que se modifique la ley que le pone un techo al estímulo que reciben los empleados en función de la recaudación provincial. Ante la falta de respuesta, los trabajadores comenzaron con asambleas y están evaluando el futuro plan de lucha. También discuten el blanqueo del salario y la implementación de concursos para la administración pública.

Mientras esos reclamos avanzan, la contienda del Gobierno con los empleados de troles está casi cerrada. Después de limar algunas diferencias en la tarde de ayer en la Subsecretaría de Trabajo, hoy por la mañana se va a a hacer "una gran movida para que toda la gente vote y si está bien, al medio día estaríamos firmando el convenio colectivo de trabajo. Ya queremos terminar con este conflicto", sentenció Jorge Chávez delegado de ATE.

Comentá la nota