Para Horne el nuevo sistema previsional es un paso más en defensa de los jubilados

“Nuestro gobierno Nacional ha dado un paso más en defensa de los jubilados, promoviendo a través de un proyecto de ley un nuevo sistema previsional, cuyo pilar será el régimen público de reparto”, sostiene la legisladora justicialista Silvia Horne.
“Ha quedado ratificado en los hechos, como oportunamente se denunció, que la creación de las AFJP fue una estafa y que fue un gran negocio para los bancos. Por ello damos el respaldo más acabado al fin de la capitalización propuesto por el gobierno. Quienes ya se jubilaron por el sistema privado o están próximos a hacerlo, están cobrando haberes muy bajos o que van a percibir en el futuro ingresos muy inferiores a los que puede ofrecerles el sistema público de jubilación, señala Horne.

“Estas medidas permitirán además recuperar el manejo de recursos de un sistema que en 1994 fue la principal causa del origen del déficit de las cuentas públicas y que hoy es una pesada carga para el erario.

Porque el sector público complementa el pago de haberes a los jubilados por el sistema privado sin que se vea beneficiado con los aportes y contribuciones previsionales. Además el Estado paga intereses a las AFJP por los títulos de la deuda pública que éstas mantienen como activo.”, precisa la legisladora roquense.

“Los jubilados y afiliados de las AFJP, que sumarían alrededor de 9,5 millones de personas, pasarán obligatoriamente al sistema público. El traspaso incluirá la transferencia al Estado de los fondos acumulados por los afiliados en sus cuentas personales y que fueron invertidos por las AFJP y que suman más de $ 90.000 millones. Y luego en forma permanente los aportes obligatorios de los fondos de los afiliados privados transferidos y que suman unos $ 15.000 millones anuales”, dijo Horne.

“Una vez más insistimos en que la única jubilación segura para los trabajadores es la del Estado. Y una vez más también saldrán los exponentes del modelo neoliberal a defender lo indefendible alegando sobre la propiedad privada de esos depósitos como si fuera plausible que una jubilación digna dependiera de la fortuna o las circunstancias de las personas. En el modelo que estamos construyendo es el Estado quien garantizará la salud, la educación, una niñez feliz y una ancianidad digna”. afirma finalmente la legisladora Silvia Horne.

Comentá la nota