Para la historia: River terminó último

Por primera vez en el profesionalismo, el conjunto de Núñez finalizó un campeonato en el fondo de la tabla; en la igualdad 1-1 con Estudiantes, en La Plata, una de las pocas cuestiones para rescatar fue el respaldo de sus hinchas
No quedan dudas de que se trata de la campaña más pobre de su historia futbolística. Por primera vez en el profesionalismo, River terminó en la última colocación en la tabla de posiciones. Tan sólo ganó dos partidos y además protagonizó una de sus peores rachas negativas y una de las más extrañas transformaciones como equipo. Más allá del 1-1 ante Estudiantes que no cambió nada, el simpatizante millonario le puso el pecho a la adversidad en La Plata y no le dio la espalda a esta pésima campaña. Lejos de abandonarlo, el hincha completó el sector visitante y alentó sin parar de principio a fin.

El pronunciado bajón futbolístico empujó al campeón del Clausura 2008 a una zona de riesgo y, en poco tiempo, a una realidad que no esperaba en el actual campeonato. Prácticamente en cada fecha de este Apertura estuvo urgido de encontrar una respuesta rápida para ratificar, hacia afuera y hacia su propia convicción, su condición de defensor del título. El cuerpo técnico que encabezaba Diego Simeone se había propuesto que la sexta fecha iba a convertirse en un punto de inflexión para volver a meterse en la pelea. No se alcanzó el objetivo. Todo lo contrario. El funcionamiento colectivo no apareció y, por el abismo de diferencias que existe entre la campaña que terminó en la vuelta olímpica y la actual, más la eliminación en los cuartos de final de la Copa Sudamericana, frente a Chivas, el ciclo de Simeone terminó antes de tiempo.

Para el presidente de River, José María Aguilar, 2008 fue "un buen año, porque el club fue campeón en el Clausura, y cuando se produce un acontecimiento de semejante envergadura, no puede decirse que se trate de un mal año". River terminó último en el Apertura. Es, con amplio margen, uno de sus peores momentos. En este semestre acumuló capítulos negativos, uno detrás de otro. Una docena de partidos sin ganar; una marca que superó sus peores récords. Pero no se detuvo. Por primera vez, perdió con San Martín, de Tucumán, y se fue derrotado de Jujuy ante el Lobo. Y, como si fuera poco, en la décima fecha, ya fuera de toda discusión por el título, perdió el superclásico en el Monumental.

Una de las razones de la tan mala campaña hay que buscarla en el armado del plantel a mitad de año. Simeone aseguró durante la pretemporada que su exigencia pasaba por ganar e incorporar lucimiento, pero los nombres que solicitó y que aprobó no invitaron a una transformación totalmente vistosa. Santiago Salcedo, Facundo Quiroga (detrás de Roberto Ayala, su primera opción) y Martín Galmarini fueron nombres que el entrenador solicitó en sus listas. Además, cuando Diego Barrado volvió a Núñez, el DT no dudó en pedir que fuera retenido. La incorporación del uruguayo Robert Flores se dio a partir de una operación con Villarreal, de España, pero cuando se lo ofrecieron, el entrenador pidió referencias y aceptó la contratación.

Está claro que en el derrumbe futbolístico tuvieron influencia las individualidades. A tal punto que Diego Buonanotte afrontó el último partido del año sentado en el banco de los suplentes (ingresó a los 30 del segundo tiempo), lejos del nivel que demostró en la consagración del primer semestre. Pero más allá de la baja de sus dirigidos, Simeone hizo reiterados cambios en este Apertura y no encontró resultados positivos. Muchas modificaciones experimentó el equipo durante las primeras 14 fechas debido a que se perdió la identidad lograda en el tramo final del certamen Clausura.

El interinato de Gabriel Rodríguez tras la salida del Cholo comenzó con una victoria ante Independiente, pero luego el equipo volvió a la normalidad y perdió los tres partidos siguientes (Argentinos, Tigre y Godoy Cruz).

Este River se ganó el escalón más bajo del Apertura porque hizo todo lo posible por estar en ese lugar. En los próximos días será presentado el nuevo capitán del barco, Néstor Gorosito, y deberá encauzar un rumbo que está a la deriva. Este River es la contracara de su gente, que tuvo la euforia que le faltó al equipo dentro de la cancha en todo el campeonato.

12 son los partidos consecutivos en los que River no ganó en el campeonato. Fue la peor racha negativa de su historia.

2 son los triunfos del conjunto de Núñez en el campeonato: en la 2a fecha, 2-0 sobre Central, y en la 15a, 1-0 a Independiente.

2 son las derrotas con los recientemente ascendidos San Martín de Tucumán y Godoy Cruz (Mendoza).

* El descanso será hasta el 5 de enero

Tras el encuentro de anoche, el plantel millonario comenzó las vacaciones y tendrá que volver al trabajo el 5 del mes próximo en el Monumental; tres días después, la delegación viajará a Mendoza, donde realizará la pretemporada.

El plantel para 2009

Se espera por la llegada de Néstor Gorosito para resolver varias cuestiones del armado del plantel millonario: la vuelta de Ariel Ortega, el regreso de Marcelo Gallardo y los sondeos por Pablo Guiñazú y Nicolás Navarro. Muchos de los futbolistas que se coronaron en el primer semestre están en una lista de transferibles. El más señalado es Eduardo Tuzzio, que ya no será tenido en cuenta.

Las peores campañas millonarias

1983

Metropolitano

En aquel torneo de 36 fechas, terminó en la 18a posición, entre 19 equipos.

1996

Clausura

Finalizó en la 14a ubicación, pero en ese semestre obtuvo la Copa Libertadores.

1998

Apertura

Culminó en la 15a posición y acumuló 22 puntos (5 victorias, 7 empates y 7 caídas).

2007

Apertura

Concluyó 14to, con seis triunfos, cinco empates y ocho caídas.

2008

Apertura

El conjunto de Nuñez quedó último por primera vez en la historia.

Comentá la nota