Para los héroes del Apolo 11, el hombre debe viajar a Marte

Los ex astronautas estadounidenses cuestionaron los planes de la NASA de volver al satélite para 2020. Y coincidieron en que el planeta debe ser "el objetivo definitivo de la navegación espacial".
Cuando se cumplen 40 años de la llegada del primer ser humano a la Luna, y mientras la NASA insiste en reeditar la hazaña, siete veteranos astronautas estadounidenses que participaron en misiones al satélite de la Tierra se mostraron a favor de llegar a Marte. "La máxima es: a Marte, y no de vuelta a la Luna. ¡En la Luna no hay vida!", impulsó Edwin "Buzz" Aldrin (79), quien el 20 de julio de 1969 se convirtió en el segundo hombre, después de Neil Armstrong (78), en pisar suelo lunar.

El domingo a la noche, una multitud se congregó en el Museo de la Aeronáutica y del Espacio del Instituto Smithsoniano, en Washington, para escuchar a los astronautas, que rara vez han vuelto a encontrarse en público.

Armstrong recordó las circunstancias en las cuales se produjo ese gran paso para la humanidad. Fue durante la Guerra Fría, en plena carrera espacial entre los Estados Unidos y la Unión Soviética. "Era la última competencia pacífica. Era intenso. Eso permitió a ambas partes ir más lejos", subrayó Armstrong. Y a la larga también sentó las bases de la cooperación entre Rusia y Estados Unidos, agregó. "Apolo 11 es un símbolo de lo que un gran país y un gran pueblo pueden realizar trabajando duro y en conjunto", estimó Aldrin.

Para celebrar el aniversario, la NASA -que perdió una parte de la grabación original de la llegada a la Luna- difundió en su sitio de Internet videos restaurados de la misión Apolo 11 gracias a la cadena CBS, que conservó las imágenes de la época (ver www.nasa.org).

El presidente Barack Obama homenajeó ayer en la Casa Blanca a Armstrong, Aldrin y al piloto Michael Collins (78), y elogió su hazaña. "Para el país todavía sigue siendo inspirador lo que hicieron. Estamos agradecidos por eso", expresó el jefe de Estado.

A cuatro décadas de ese momento histórico, el futuro de la astronáutica tripulada estadounidense es más incierto que nunca. El último viaje tripulado a la Luna fue en 1972 y el astronauta Eugene Cernan, el último en pisar la superficie lunar. Cada vez son más los que opinan que la navegación espacial es demasiado peligrosa y cara, y que los vuelos no tripulados y los robots podrían realizar este trabajo mejor y a menor costo. Los astronautas veteranos criticaron el desarrollo de la navegación espacial tripulada de los últimos 40 años y hablaron de oportunidad perdida. "Podríamos haber hecho mucho más", dijo Aldrin. En aquel momento, la NASA no logró entusiasmar a la gente. La culpa, según Aldrin, la tuvieron la guerra de Vietnam y las protestas que generó.

Hace poco, Obama encargó a una comisión de expertos revisar el programa de viajes espaciales tripulados. Se trata de los ambiciosos planes de la NASA de volver a la Luna antes de 2020 y construir una base permanente, para llegar a Marte para el año 2037. El mes pasado, la agencia estadounidense lanzó al satélite una sonda que se estrellará contra su suelo para buscar agua, clave para la instalación de la futura base.

Sin embargo, Aldrin dijo no entender por qué se necesita una estación lunar tripulada para un vuelo a Marte. Los ex astronautas coincidieron en que Marte, con sus reservas de agua y los posibles indicios de vida, es "el objetivo definitivo de la navegación espacial".

"Si no podemos encontrar vida allí, llevémosla -instó Aldrin-. Debemos volar a Marte. Debemos impulsar descubrimientos". "Una misión a Marte es una misión que podría volver a darle alas a la humanidad", coincidió James Lovell, quien comandó la misión Apolo 13. "En ocasiones, creo que viajé al sitio equivocado -dijo Collins-. Marte fue siempre mi sitio favorito cuando era niño y aún sigue siéndolo hoy".

Comentá la nota