Para hacer proselitismo, la suma del gasto de todos los partidos soló alcanzó $ 2,3 millones

Según esta cifra, que es oficial, la inversión de las organizaciones políticas en la campaña fue de un poco más de $ 2 por elector. "Se siguen subestimando los informes de gastos", reclamó el especialista de la ONG Poder Ciudadano, Pablo Secchi.
A juzgar por lo que declararon haber gastado ante la Justicia Electoral Nacional (JEN), la campaña electoral que desembocó en los comicios del 28 de junio les resultó bastante económica a los candidatos tucumanos. En total, 12 de los 14 partidos políticos que compitieron en la última elección invirtieron $ 2,3 millones para hacer proselitismo, según consta en los informes que elevaron antes de la compulsa.

La ley Nº 26.215 establece, en su artículo 54, que todas las agrupaciones deben presentar un informe previo, 10 días antes de los comicios, con un detalle de los aportes públicos y privados recibidos, "con indicación de origen y monto, así como de los gastos incurridos con motivo de la campaña electoral, con indicación de los ingresos y egresos que estén previstos hasta la finalización de la misma".

Esta vez, tan sólo dos fuerzas no cumplieron con ese requisito legal: el Movimiento Libres del Sur, de Federico Masso y Héctor Romano; y el Partido Federal, cuyos candidatos fueron Rubén Nicosia y Pedro Monteros. Por tratarse de informes previos a la elección, la normativa fija la aplicación de astreintes (multa por cada día de retraso en cumplir con su obligación) del 0,2% diario hasta la realización de los comicios (10 días). La multa, entonces, será el 2% de los fondos permanentes que reciban esas dos expresiones por parte del Ministerio del Interior de la Nación. El descuento se concretará en el depósito correspondiente a 2010.

Si se tiene en cuenta que en Tucumán estuvieron habilitadas para sufragar 980.000 personas, podría concluirse que, por votante, la inversión proselitista fue de apenas $ 2,30. Cifra, por cierto, que llama la atención si se tiene en cuenta que la Cámara Electoral Nacional autorizó un gasto de $ 1,50 por elector y por partido. Es decir, cada agrupación podría haber gastado hasta $ 1,5 millón durante la campaña.

"Se siguen subestimando los informes de gastos de campaña", sentenció el director de Instituciones Políticas y Gobierno de la Fundación Poder Ciudadano, Pablo Secchi. El licenciado en Ciencias Políticas, ante una consulta de LA GACETA, consideró que muchas agrupaciones terminan por tergiversar el sentido de la instauración de los informes previos de gastos de campaña. "Declaran un mínimo de sus ingresos y hasta ni siquiera declaran gastos. De esa manera, todo queda para el informe final, que llega 60 días después de la elección. Se pierde el sentido: de esa manera, el informe previo no sirve para generar información que pueda ser útil al votante antes de emitir su sufragio", se quejó.

El experto hizo alusión a que el artículo 58 de la mencionada ley obliga a los partidos a presentar un detalle final y pormenorizado de los gastos que les insumió la campaña electoral, pero 60 días después de finalizada la elección.

Secchi no tiene dudas. "Hay que mejorar ciertos aspectos de las normativas, y la Justicia debe decidirse a controlar fuertemente cómo se financian las campañas políticas. El caso de Tucumán no es único. Se podrían generar incentivos para que los partidos declaren lo que deban declarar; y aplicar sanciones que afecten a los que incumplen, porque hasta aquí sólo se sanciona al responsable financiero o al partido con multas", planteó. Además, sostuvo que la penalización con la pérdida de los aportes públicos que otorga el Estado afecta más a los partidos chicos que a los grandes, cuyas fuentes de financiamiento privado son mayores. "Hay una inequidad marcada, hay que analizar si, al menos, no habría que sancionar a los candidatos o a las autoridades de los partidos políticos, porque hasta ahora a todos les conviene ser sancionados antes que perder una elección", concluyó Secchi.

Comentá la nota