Para hacer campaña bonaerense, De Vido gastó en helicópteros unos US$ 250 mil

Para hacer campaña bonaerense, De Vido gastó en helicópteros unos US$ 250 mil
Siguiendo la línea de sus jefes Néstor y Cristina Kirchner, que a la hora de volar exigen comodidad y calidad, el ministro de Planificación alquiló para recorrer el interior bonaerense y convencer a intendentes y pobladores una nave a la empresa de Cristiano Ratazzi. Lo insólito es que cada uno de esos vuelos no duró mucho más que treinta minutos, a razón de US$ 20 mil. Además, lo usó para ir al casamiento de la hija de Guillermo Moreno.
El ministro de Planificación, Julio De Vido, tiene los privilegios de ser. Además de administrar una de las principales cajas del Gobierno nacional, se dio el gusto de hacer campaña con fondos del Estado. Para eso, no se escatimaron ni gastos, ni comodidades. Según documentos exclusivos a los que accedió PERFIL, durante la última campaña electoral, De Vido gastó un millón de pesos en el alquiler de un helicóptero de última generación. Fue para 18 vuelos al interior de la provincia de Buenos Aires y algunos puntos del Conurbano. En cada uno de esos vuelos, un promedio de 20 mil dólares por viaje, el hiperministro no pasó más de 30 minutos arriba de la aeronave, un Bell 222, propiedad del Grupo Modena, la compañía de Cristiano Rattazzi, el titular de Fiat Argentina, valuado en 6,8 millones de dólares.

En seis años, el matrimonio presidencial lo dejó en claro: pocas cosas le gustan más que volar en cómodos aviones de última generación. Aunque ese gusto significó un gasto superior a los 50 mil dólares por vuelo, incluso con la flota presidencial a su disposición. Pero la preferencia por la comodidad contagia y eso pareció hacer efecto en el ministro de Planificación. Cuando la campaña llegó a su punto más álgido, De Vido recorrió el interior bonaerense y el Conurbano, repartiendo más de 3 mil millones de pesos en obra pública. Para asistir a cada uno de esos actos, De Vido se subió al helicóptero de Rattazzi, que también le alquiló una de sus máquinas al Partido Justicialista, pero para que la utilice Néstor Kirchner, también durante la campaña.

El 11 de mayo, el hombre fuerte del ex presidente viajó a Baradero. Sólo estuvo algunas horas. Anunció obras por 60 millones de pesos y volvió al helipuerto de Puerto Madero. Fueron sólo algunos minutos y un costo total de 11 mil dólares.

El 19 la rutina volvió a repetirse, esta vez para viajar a Junín y Rojas. Repartió más de 133 millones en obras. Los 20 minutos de vuelos costaron 23 mil dólares.

Entre el 20 y el 29 de mayo hubo siete vuelos más: Bragado y Campana, General Belgrano, Cañuelas, Zárate, Tandil y General Villegas, Exaltación de la Cruz y Mercedes. ¿El total? 102.500 dólares en gastos de alquiler. En junio, el mes clave y por 85 mil dólares, De Vido se subió al Bell 222 seis veces: San Vicente y Magdalena, Lobos, Las Heras y Campana, Tandil y Tapalqué, Chivilcoy y General Rodríguez. En cada uno de esos actos, De Vido entregó planes por más de 100 millones de pesos.

En julio, con la victoria de Francisco de Narváez ya consumada y según las planillas de vuelo a las que accedió este diario, sólo hubo tres viajes más, fueron los últimos. El 2, también despegando desde Puerto Madero, el ministro de Planificación viajó hasta las localidades de Merlo y Malvinas. Veinticuatro horas después, fue el turno de José C. Paz. El 15 fue el último viaje, con rumbo al partido de 3 de Febrero. Su costo fue uno de los más económicos: 7.500 dólares.

Hubo un vuelo más, en el mes de marzo, pero la ocasión no fue un acto de campaña: fue el casamiento de Florencia, la hija de su amigo el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. Fue en una casa quinta en Benavídez y el helicóptero lo dejó en la casa de Daniel Scioli. Era tarde. El vuelo estaba justificado y pagó.

Los Kirchner marcan tendencia en el aire

Modena Helicópteros SA no es una sociedad desconocida para el poder político. Durante la campaña legislativa, Néstor Kirchner usó, al menos cinco veces (Chivilcoy, Quilmes, Malvinas Argentinas y Avellaneda en dos oportunidades) un Bell 427, el helicóptero más caro del grupo, cotizado en 3.100 dólares la hora de "turbina encendida".

Planificación, además del alquiler del Bell 222, alquiló el avión Challenger 601, propiedad de IGS SA, una empresa de Juan Navarro, el creador del Grupo Exxel. Fue para ir y volver a Brasilia, el 30 de marzo. Además de Julio De Vido, viajó Ricardo Jaime. Fue uno de sus últimos vuelos como funcionario. El viaje costó 89 mil dólares.

Comentá la nota