"Para hablar de distribución de la riqueza primero hay que generarla"

El productor rural curuzucuateño asumirá una banca en el Congreso nacional el 10 de diciembre. Aseguró que Argentina necesita una política agropecuaria a mediano y largo plazo. Criticó muy duramente al kirchnerismo y analizó cómo paliar los efectos de la sequía.
Gustavo Gamboa

Redacción de "época"

Recostado en las tablas de un pequeño corral, Lucio Aspiazu ceba un mate. Con la eterna paciencia del hombre del campo, el electo diputado nacional aguarda que el Jurado de Clasificación evalúe a las ovejas que inscribió en la 9ª Exposición Nacional Ovina que se realiza en Mercedes.

Si bien el 10 de diciembre asumirá una banca en el Congreso, no tiene problemas en comentar que se siente más cómodo entre los animales de campo. Vierte nuevamente el agua del termo y sin prisa vuelve a absorber la típica infusión.

El encuentro, organizado por la Sociedad Rural de Mercedes, reunió a 234 reproductores de las más variadas razas y es considerado uno de los más importantes en Argentina. Hasta allí llegaron carneros desde variados puntos de nuestra provincia, Entre Ríos, Chaco y Buenos Aires.

Este productor rural fue electo el 28 de junio como uno de los representantes legislativos de Corrientes en la Cámara baja nacional. Es uno de los "11 hombres del campo" que integrarán el Parlamento argentino a partir de su nueva conformación.

¿El bloque radical está trabajando en un proyecto de política agropecuaria a mediano y largo plazo?

Sí. De los 11 diputados y senadores del campo que fuimos electos, seis formamos parte del bloque radical. Es imprescindible una política agropecuaria. Hoy Argentina no la tiene. Estamos en la etapa del diseño técnico y analizamos las distintas estructuras de producción. Después será tiempo de conversar con las entidades para luego invitar a los referentes de los distintos bloques y partidos.

¿La disputa con el kirchnerismo continuará hasta 2011?

Depende de ellos. Deben tomar las decisiones que el Estado y el sector agropecuario necesitan para generar riqueza. Después recién podrían hablar de distribución. Sin embargo, las políticas que aplican van al revés de lo que necesita el interior del país, son centralistas no federalistas. Si dejan trabajar, producir para exportar, que ingresen divisas y generar fuentes de trabajo, la disputa se termina.

¿Hay una reactivación ovina en toda la región?

Sí. El cordero se está vendiendo, la lana se movió. Más de un productor en medio de la sequía se debe estar preguntando... ¿Por qué dejé la oveja? La ovejita a fin de año está dejando la lana y los corderos. La vaca sufrió demasiado y a muchos productores les va a faltar la plata de las ovejas. No hay que dejar de lado las explotaciones mixtas... no por nada nuestros abuelos lo hicieron en la zona Sur de Corrientes.

Se habla de que en 2010 habrá un faltante de 8 millones de cabezas de ganado vacuno. ¿Ello permitirá la inserción al mercado del ovino?

La carne ovina es el consumo diario de todos los establecimientos del campo. Es una carne roja igual que la vacuna. Hay que saber prepararla, nada más. Es una alternativa a la falta de terneros y novillos que se avecina como consecuencia de la sequía.

¿Corrientes sintió menos la sequía que otras provincias?

No. Nos afectó muchísimo. Pero recién las consecuencias se van a sentir en 2010 cuando falten los terneros y en 2011 cuando no se cuente con la plata de esos animales. El nacimiento del año que viene va a ser magro, no va a haber cabeza para vender, se liquidó mucho vientre nuevo para que no muera a valor de conserva y otros tantos preñados por falta de rentabilidad.

¿No se pudo evitar la falta de hacienda?

Esto lo anunciamos hace rato. No sé qué le pasó al Gobierno nacional. En 2005 veníamos en coche de primera. Por ese entonces, hubiéramos copiado la política cárnica de otros países, como Uruguay, que la exportación subsidia al consumo. ¿Cómo puede ser que el asado en Argentina se pague a 15 pesos mientras que el uruguayo cueste, en nuestro dinero, la mitad?

¿Cómo enfrentar los problemas que originará la sequía?

De la crisis que generó la sequía se sale con el incentivo al trabajo y la producción. Pero para lograrlo volvemos al punto de partida: la ganadería es una de las actividades más afectadas por las políticas equivocadas del Gobierno nacional. Es imprescindible volver a recrear la palabra confianza. Se necesita respaldo, créditos baratos y a muy largo plazo para que la gente vuelva a criar. Pero para hacerlo, los productores deben tener rentabilidad, sino... ¿quién va a invertir en una actividad en la que va a perder plata?

"Está muy lejos el puesto de la estancia"

Las perspectivas para 2010 no son alentadoras por la falta de ganado vacuno, una de las consecuencias más difíciles que el país deberá afrontar por la sequía. Por ello, la pregunta a Lucio Aspiazu, productor pecuario y electo diputado nacional, es casi imposible no formularla.

El año que viene, ¿cuál será el precio de la carne que deberá abonar el consumidor?

Lamentablemente, voy a decir algo muy triste: "Está muy lejos el puesto de la estancia", como decimos en el campo. El consumidor y el productor pagan siempre los patos pero en el medio de la cadena de la carne hay muchos a los que hay que investigar. Si sube será poquito pero las bocas de expendio tendrán que absorber los costos. Ellos ya ganaron mucha plata durante años.

A principios del siglo pasado, Argentina contaba con 80 millones de cabezas de ganado ovino. Sin embargo, hoy apenas alcanza a unos 13 millones de ejemplares. ¿Cómo lograr aumentar el número de animales?

Se logra con rentabilidad. Si la vaca es rentable desaparece la soja, si el ovino lo es aumenta la cantidad. Si nos liberaran la exportación de la carne, estaríamos con mayores beneficios.

¿Hay posibilidades de que los productores correntinos puedan vender ganado ovino a países árabes?

Si, se está muy cerca de lograr la comercialización de corderos en pie. Ojalá se dé. Se trataría de una exportación de 70 a 80 mil animales de los campos de la provincia de Corrientes y el Norte de Entre Ríos.

Comentá la nota