Para los gremios, la oferta del 4% no existe.

Escudos: los sindicatos que agrupan a trabajadores estatales ratificaron que continúan en permanente movilización y adelantaron que las bases piden medidas de fuerza. Acusan al oficialismo de no tomar en cuenta la realidad más cercana. Y dicen que “usan a los intendentes como escudos”.
La Intersindical que agrupa a los gremios que representan a los trabajadores estatales ni siquiera tiene en cuenta la oferta del 4% de aumento que hizo el Gobierno provincial: la decisión de la Mesa fue “no dar por válida la propuesta de incremento unilateral impuesta por el Ejecutivo ya que no responde mínimamente a las expectativas de los trabajadores”.

Un documento que firmaron en conjunto las organizaciones gremiales anticipó que habrá medidas de fuerza. “En el primer acercamiento que tuvimos con las bases vislumbramos un acuerdo tácito y firme para consolidar medidas de fuerza inmediatas”, dijeron los sindicatos.

Tal como se informó en la edición de ayer, los sindicatos decidieron mantenerse en alerta y movilización, promoviendo asambleas y plenarios, “porque son los trabajadores los que tienen la última palabra. Y nosotros, desde nuestra responsabilidad dirigencial, asumimos el compromiso insoslayable de llevar sus decisiones y compartir cada uno de los aspectos de su problemática hasta las últimas consecuencias”.

Los gremios rechazaron una vez más la conformación de un “Comité de Crisis” con exclusiva participación de oficialistas. Y dicen que “los sindicatos demostramos voluntad de diálogo y de negociación. El Gobierno expresó públicamente su voluntad de diálogo, pero entendemos que ni siquiera podemos atribuirle voluntad. Asistimos a una conferencia donde se expuso e impuso la única posibilidad de incremento salarial sin carácter de negociación”.

A criterio de los gremios, “este Gobierno le entrega al Estado su impronta burocrática. Sus estrategias expresan su debilidad para construir políticas de Estado. Exponer a los intendentes, con economías locales muy debilitadas, es usar como escudo a los más débiles en una operación que se convierte en un golpe bajo a la posibilidad de negociación con las instituciones sindicales”.

La Intersindical insiste en que el oficialismo “deriva en conversaciones bizantinas” y “transforma los fundamentos en excusas burdas que no ofrecen contexto real a la problemática; confrontan al trabajador con una realidad que no le es propia”.

“No se satisfacen las necesidades de los trabajadores mostrando estados contables, porque estamos frente a una sociedad sensibilizada por la orfandad que le impone un Gobierno que no puede consustanciarse con su realidad”, redondeó el documento elaborado por los sindicatos.

Comentá la nota