Para el gremio, el ciclo de 191 días es para abrir el paraguas

UEPC dijo que la Provincia "se está cubriendo" ante un 2010 conflictivo. Desconcierto en escuelas.
La decisión de la Provincia de reprogramar el cierre lectivo de este año y ampliar a 191 los días de clase en la primaria para el año que viene desató diversas reacciones. La mayoría de los docentes y representantes gremiales coincidieron en rechazar el plan por considerarlo "insuficiente" e "improvisado".

A la voz cantante del rechazo la llevó la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC). El gremio aseguró que con la extensión del ciclo, el ministro de Educación provincial, Walter Grahovac, "se está cubriendo ante un año que puede llegar a ser muy conflictivo".

Así lo expresó la secretaria de Nivel Inicial y Primario del gremio docente, Olga Sayago: "Creemos que tanto el Gobierno como el Ministerio van a tratar de cubrirse por eventualidades el año que viene. Saben que será un año conflictivo y entonces se han puesto a la defensiva".

Según Sayago, los acuerdos salariales alcanzados este año no alcanzaron a amortiguar el impacto de la pérdida del poder adquisitivo del salario docente. "Con un intento frustado de mejor incremento y un presupuesto de sólo un 8 por ciento para educación, el 2010 será muy complicado", agregó.

Según la gremialista, existen razones pedagógicas para rechazar la extensión del cierre lectivo del año próximo: "Me parece una barbaridad que el alumno tenga que ir a clases hasta el 17 de diciembre. Llega cansado y, por una cuestión biológica, no tiene un buen rendimiento".

"Otros países tienen más horas de clase porque cuentan con doble jornada pero no más días. La medida de ampliar el ciclo no garantiza la calidad educativa", puntualizó.

En los colegios. La noticia de la reprogramación del cierre lectivo de este año generó desconcierto en las escuelas cordobesas. En primaria, los directivos ya planificaron la entrega de las libretas para el viernes 11 de diciembre. Sin embargo, según la disposición oficial, todos los estudiantes, incluidos los de nivel inicial y educación especial, deberán asistir a clases hasta el 18 de ese mes.

"No hemos perdido tantos días de clase como dicen –expresó la directora de la primaria Henoch de Aguiar, Nora Castro–. Tuvimos sólo cinco días de paro. La extensión de las vacaciones de julio, por prevención a la gripe A, fue una medida en la cual las escuelas no tuvimos nada que ver".

La directora de la escuela de barrio Los Gigantes opinó que con la reprogramación del cierre se castigó a los alumnos y padres. "Los docentes asistimos siempre hasta el 30 de diciembre. El cambio es para los estudiantes que no tuvieron nada que ver con el conflicto".

Docentes de una escuela de la zona sur de la ciudad rechazaron también la medida. Aseguraron que los maestros y profesores están mucho más exigidos que los estudiantes. "A los alumnos se les permite pasar de curso sin haber aprendido en el año el mínimo de los contenidos", aseguró María.

Según la nueva disposición del Ejecutivo provincial, el calendario escolar del año que viene tendrá entre 6 y 11 días más de los 180 previstos por la ley nacional.

Para el primario se prevén 191 jornadas de clase y 186 para el nivel medio.

La UEPC aconseja no reprogramar

Mediante un comunicado, el gremio docente desaconsejó a los docentes la reprogramación de las actividades previstas para cerrar el ciclo lectivo de este año. La orden del Ministerio de Educación provincial no encontró sustento en la UEPC, pese a que el gremio aceptó provisoriamente la propuesta.

"Las escuelas que ya tengan programados sus actos de finalización de clases, de entrega de libretas entre otras, no es necesario que modifiquen la fecha", informa el comunicado extraído de la página web www.uepc.org.ar

Fuentes del gremio aseguraron que el Gobierno no dispuso la extensión del ciclo sino la reprogramación del cierre lectivo: "Cada escuela y cada docente deberá decidir si trabaja con los alumnos para recuperar ciertos contenidos".

El comunicado va más allá de la cuestión pedagógica: "Sabiendo del profundo malestar instalado en las escuelas por la falta de reconocimiento del Gobierno a los docentes, la reprogramación debe hacerse en el marco de los acuerdos institucionales ".

Comentá la nota