Para las grandes empresas, el dólar llegará a $ 4,30 y la inflación será de 15%

Aunque hay variaciones según el sector, los ejecutivos creen que en 2010 habrá una "recuperación amarreta". Preocupa más la evolución de las ventas que la inflación
Casi al mismo tiempo que el ministro de Economía, Amado Boudou, las grandes empresas de la Argentina comenzaron a definir sus presupuestos de cara al año que viene. De acuerdo con un sondeo entre algunas de las firmas más grandes del país con actividad en distintas industrias y sectores, las lapiceras de los hombres de negocios parecen ser mucho más generosas que las del titular de Hacienda: esperan una inflación para todo 2010 de un 15% (casi el triple del 6,1% previsto por el Proyecto de Ley de Presupuesto) y un dólar de $ 4,30 al final del año, por encima de los $ 3,95 vaticinados por la palabra oficial.

También agregan una página positiva a sus proyecciones: las ventas treparán a un 10% en los mejores casos. Aunque para los empresarios se trata de una "recuperación amarreta", según definió un alto ejecutivo del sector textil, estará por encima de las previsiones de crecimiento de la economía nacional, acotadas a 2,5 por ciento. Ambos indicadores son distintos, pero dan la pauta de las expectativas a ambos lados del escritorio.

Claro que también aparecen escenarios con más nubarrones, donde casi no hay previsiones de crecimiento salvo una recomposición de la relación entre el Gobierno y el campo, y quienes anticipan que sus negocios serán más traccionados por la economía mundial que por la doméstica.

"Para el año que viene estamos planeando un nivel de actividad similar al actual, una inflación de un 15% y una devaluación de punta a punta de un 10%. Veremos por cuanto le erramos, porque falta saber no sólo qué va a pasar acá sino también en el resto del mundo", explicó a El Cronista el timonel de una de las mayores firmas estadounidenses con actividad en el país.

En la misma línea se ubican las previsiones del ejecutivo vinculados con el sector de autopartes. Pero son más optimistas en cuanto a la evolución de la facturación. "Las ventas de 2009 se recuperaron un poco y estimamos que en 2010 habrá un crecimiento de un 10% en promedio. Esto puede mejorar más aún si el sector de transporte, muy vinculado al campo, empieza a moverse un poco más", asegura el titular de una de las mayores fabricantes de neumáticos del país. El sector está liderado por Fate, Pirelli y Bridgestone.

En otras ramas de la industria creen que el mercado local estará tranquilo, pero esperan una mayor demanda de Asia, como en el caso de los fabricantes de equipos de GNC.

Las compañías del sector textil y de calzado también están afinando sus números. "Estamos previendo un 8% de aumento en las ventas, con una presión inflacionaria importante porque las negociaciones salariales de este año también tendrán influencia en 2010. Y si la soja no se desploma y hay arreglo con los hodouts, el dólar no superará los $ 4,30", asegura el gerente general de una empresa líder en su segmento.

Por otra parte, las compañías esperan que el alza de los comodities en el mundo traccione sus costos. Si bien el efecto sobre los precios puede variar de acuerdo con la incidencia de los insumos en cada producto, las empresas consultadas estiman un aumento de 12% en los precios. "Hay que ver si el mercado permite trasladarlo", resume expectante un ejecutivo.

Comentá la nota