Para el Gobierno, Payogasta no quedó acéfala por la ausencia de 15 días de la interventora

Mientras se aguarda para mañana el retorno al cargo de la interventora de Payogasta Ximena Saravia Toledo de Urtubey, desde el gobierno provincial se negó que el municipio vallisto haya quedado acéfalo por su ausencia.
El secretario de Prensa de la Provincia, Gonzalo Quilodrán le dijo a Nuevo Diario que la ley orgánica de municipalidades autoriza a los jefes comunales a ausentarse sin autorización por no mas de cuatro días hábiles.

En su artículo 28. la citada ley dice que "los intendentes no podrán ausentarse de los municipios por más de cuatro días hábiles, sin previo aviso a los Concejos Deliberantes, o al Poder Ejecutivo en caso de ausencia o recesión de aquellos".

Quilodrán explicó que la señora de Urtubey estuvo ausente de Payogasta los días 23, 29 y 30 de diciembre, no llegando al cupo establecido por la ley 1.3 49.

Como se sabe los días 24, 25, 26, 31 de diciembre y 1 y dos de enero, fueron feriados y no laborables según decretos nacionales. provinciales y municipales. Sobre el hecho que no había ninguna autoridad cuando Nuevo Diario visitó el municipio vallisto, Quilodrán dijo que la interventora dejó a cargo del municipio a su secretario de gobierno, Germán Voss, el que no se encontraba en el edificio al momento de la visita periodística.

La interventora que había asumido el 12 de diciembre, luego que la Legislatura aprobara la ley respectiva, se ausentó el 22 de diciembre. Así quedó confirmado ahora por el gobierno de la provincia a través de su secretario de Prensa.

El lunes 29 de pasado mes un equipo periodístico de Nuevo Diario llegó al edificio municipal payogasteño, donde se informó que la interventora regresaría a sus funciones el lunes 5 de enero. También los tres concejales del municipio vallisto habían pasado a receso, por lo que la Municipalidad se había quedado sin autoridades electas a través del voto popular. Ahora se explicó que quedó al frente el secretario de Gobierno de la intervención, German Voss, un funcionario que llegó al lugar junto a la esposa del gobernador.

En tanto, entre los pobladores de Payogasta y los de Cachi, separados por 15 kilómetros, el grueso de la población es indiferente a la medida intervencionista dispuesta por el gobierno de la provincia. Los que transitan el camino de la actividad política creen que existe un acuerdo político entre el gobierno provincial y la intendencia de Cachi. Hablan de la reelección de la diputada provincial cacheña Liliana Guitián, hija de la intendenta Fany Flores, con el apoyo oficial.

También se dice que le habrían ofrecido a la viuda del fallecido intendente de Payogasta Héctor Legorburo, Gladys Rosalía Salva, la candidatura a la jefatura municipal del pequeño poblado de dos mil habitantes, incluyendo el conglomerado de Finca Palermo, donde era fuerte el desaparecido Legorburo. Habrá que ver que ocurre con el retorno la interventora, que habría alquilado una vivienda para ella y sus colaboradores en el propio Payogasta.

Al pie del Nevado de Cachi

Hasta su viaje Ximena Saravia Toledo estuvo alojada junto a sus colaboradores en La Merced del Alto Hotel que se ubica al pie del Nevado de Cachi.

Se encuentra a 2 kilómetros del pueblo de Cachi; a 2 kilómetros de la pista de aterrizaje de Cachi La Merced del Alto Hotel cuenta con 14 habitaciones con calefacción, baño privado y totalmente equipadas. Posee un restaurante propio que ofrece platos a la carta y cocina andina gourmet.

En el Spa se brindan distintos tipos de masaje de relajación; además cuenta con jacuzzi al aire libre; ducha escocesa; solarium; y sala de lectura y relax. Posee un SUM (sala de usos múltiples) con juegos, DirectTV y selección de Dvd´s; y una sala de reuniones y conferencias.

Comentá la nota