Para el Gobierno, China entiende la cancelación

El Gobierno procuró ayer minimizar el impacto que puede haber producido en China la decisión de la presidenta Cristina Kirchner de no viajar a ese país para evitar dejar en manos de Julio Cobos el mando del Poder Ejecutivo.
El embajador argentino en China, César Mayoral, fue el encargado del esfuerzo argumentativo. Desde Pekín, el diplomático afirmó que no resulta una "hecatombe" la suspensión del viaje de la Presidenta a ese país y aseguró que las autoridades del gigante asiático "comprenden" las razones de esa decisión.

"La Presidenta no dejó plantado a Hu Jintao [presidente del gobierno chino] por Hu Jintao, sino por razones de política interna", afirmó en declaraciones a Radio 10.

Mayoral, en contacto telefónico desde Pekín, dijo que "no hay que sobreactuar" esta suspensión, y se quejó al considerar que "se ha sobredimensionado" la cancelación del viaje.

"Hay artículos que hablan de hecatombe, y lo que hay es una visita que se posterga", indicó el representante argentino ante la tercera economía del mundo, luego de Estados Unidos y Japón.

Al respecto, ejemplificó: "[El presidente de Francia, Nicolas] Sarkozy hace poco suspendió un viaje a la Argentina que era inminente; son cosas que ocurren".

Por otra parte, confió que, al comunicar a las autoridades locales que no vendría Cristina Kirchner, se encontró "con la novedad de que el gobierno chino ya lo sabía, porque se habían comunicado a la embajada china en Buenos Aires".

"La reacción no puede ser otra que la de un gobierno que recibe la información de que un jefe de Estado no viene por una razón de política interna; los países son soberanos y deciden por sus intereses", enfatizó.

Sobre ello, abundó que, en ese país, interpretan que "no es un tema con China ni de política exterior; simplemente, comprenden la situación".

Lo cierto es que la postergación del viaje de la jefa del Estado frenó indefinidamente la firma de una serie de acuerdos comerciales por 3000 millones de dólares para la compra de infraestructura ferroviaria, un compromiso en el que los dos países habían comenzado a trabajar desde 2009.

Comentá la nota