Para el Gobierno, la audiencia de los canales es víctima de un accionar "desmedido e irracional" del SAT

El Gobierno provincial consideró que la audiencia de los canales públicos de televisión está siendo víctima de un accionar "desmedido e irracional" por parte de los dirigentes del Sindicato Argentino de Televisión (SAT).
Desde el Ejecutivo sostuvieron que el personal de las emisoras estatales adhirió en los últimos días a medidas de fuerza de "características insólitas", en aras de un reclamo salarial "poco solidario" y "descontextualizado por completo" de la realidad económica de la Provincia. Se dió a conocer un informe muy duro por lo que está ocurriendo en los canales oficiales.

En ese marco, los empleados del canal 11 de Ushuaia acreditados el viernes para cubrir el acto de inauguración de la ampliación del Aeropuerto Malvinas Argentinas, se negaron a transmitir en vivo el evento para que pudiera ser observado tanto por la población local como por los vecinos de Río Grande a través de Canal 13.

En cambio, el personal cuyo sueldo promedio de bolsillo es, en la actualidad, de $7400, aceptó realizar la transmisión vía satélite para los medios nacionales, por pedido de autoridades de la Presidencia de la Nación.

No obstante, en esa transmisión, se negaron a enfocar a la gobernadora Fabiana Ríos, quien estaba sentada a la misma mesa que la presidente Cristina Fernández de Kirchner, el intendente de Ushuaia Federico Sciurano y el titular de la empresa concesionaria de la aeroestación.

Durante el discurso que brindó Ríos, las cámaras apuntaron indistintamente al resto de las autoridades, pero nunca a la mandataria provincial, de la que sólo se oyó su voz.

El domingo 19 de abril, los empleados del mismo canal 11 asignados a transmitir la edición habitual del Telebingo Fueguino, dijeron primero que iban a cumplir tareas normales, pero una vez en el lugar, ya con los equipos técnicos instalados, realizaron una asamblea y se negaron a llevar a cabo la transmisión. Con ello, no sólo pusieron en riesgo compromisos legales del Instituto Provincial de Regulación de Apuestas (IPRA) sino que interrumpieron una actividad de la que dependen cientos de fuentes de empleo privado, como agencieros y vendedores de cartones del juego.

El martes 21 de abril, el IPRA contrató a una empresa privada para garantizar la televisación que le negaban los empleados en huelga no declarada. Sin embargo, un grupo de trabajadores y dirigentes del SAT rodearon la antena de la emisora e impidieron a los técnicos de la empresa instalar el enlace para poder llevar a cabo la transmisión. Por la noche, cambiaron de actitud y transmitieron el evento, generando una incertidumbre imposible de sobrellevar para quienes no supieron hasta último momento cuál iba a ser la posición del sindicato.

Con la puesta al aire del noticiero ocurre algo semejante. Por ejemplo el miércoles 8 de abril y el lunes 20, el único programa que garantiza el derecho a la información de los ciudadanos fueguinos (y el único que se realiza con personal del canal) no fue emitido por medidas gremiales. Pero desde el 15 de abril, los empleados del canal también se niegan a hacer exteriores, dificultando la producción del noticiero, ya que las notas con los entrevistados deben llevarse a cabo dentro del propio canal. Y en varias jornadas desde esa fecha, el informativo sale al aire con demora de media hora por la realización de asambleas.

Impiden lanzamiento de la temporada televisiva

A todo esto, la protesta gremial del SAT, consistente en un aumento salarial del 29% retroactivo a octubre del año pasado, impide el lanzamiento de la temporada 2009 de la televisión pública fueguina, un proyecto en el que ha trabajado durante meses la Subsecretaría de Medios Públicos.

En la nueva grilla figuran 38 programas, la gran mayoría de producción local (lo que demuestra el sentido de la política comunicacional del Gobierno, de apertura hacia la comunidad) e incorporaciones nacionales de enorme relevancia cultural como documentales del canal Encuentros y producciones especiales de Canal 7 de Buenos Aires.

Un noticiero renovado (con nueva escenografía, más secciones, entrevistas en vivo, informes especiales y columnistas) distribuido en tres ediciones diarias (mediodía, noche y medianoche) al que se sumará un continuo servicio de teletexto, flashes informativos y una ampliación a una hora y cuarto de la edición central, forma parte de la flamante temporada televisiva.

La protesta del SAT frena la salida al aire de tres programas periodísticos independientes, un magazine juvenil, dos programas culturales, uno de ecología, tres deportivos, dos de historia, tres de salud, uno inédito producido en Tolhuin, uno policial, dos de moda, seis musicales, tres de cine, uno vecinal, tres documentales y uno infantil, además de cuatro programas de producción del canal.

Prioridad al reequipamiento

El Gobierno le ha propuesto a la dirigencia sindical posponer la discusión por salarios hasta el año próximo, sin que ello implique resignación de derechos por ninguna de la dos partes, y conformar, mientras tanto, una comisión mixta para trabajar en la obtención de financiamiento destinado al reequipamiento de los canales, principal déficit actual de la televisión pública.

Para ello, la Subsecretaría de Medios Públicos ha iniciado gestiones con el Banco de Tierra del Fuego para la creación de un fideicomiso que se nutra con los fondos de la deuda que el IPRA posee con los canales públicos, además de la facturación mensual por la televisación del Telebingo y la inversión publicitaria del propio Banco en los canales. Esos recursos tendrían como destino específico la compra de cámaras de piso, que en la actualidad tienen 17 años de antigüedad y están al límite de su vida útil.

En la misma línea, la Subsecretaría está gestionando con autoridades de Canal 7 de Buenos Aires la provisión de dos transmisores principales (uno para canal 11 y otro para canal 13) que el medio público nacional cedería como compensación por la instalación de dos antenas que en años anteriores fue solventada por la Provincia.

Por otra parte, se iniciaron tratativas con la empresa Artear, para rubricar un nuevo contrato que implicaría ingresos extra para los canales por publicidad nacional y que disminuiría el costo mensual de la señal del canal TN, todo lo cual redundaría en fondos frescos para destinar a equipamiento.

En forma simultánea se está avanzando en la ampliación de convenios de canje con empresas locales que posibilitarán el ingreso automático de insumos y equipamiento, como computadoras, luces para estudio y micrófonos, entre otros.

Toda esta información es ampliamente conocida por la dirigencia y los trabajadores del SAT, aunque el eje de sus reclamos está centrado en obtener una recomposición salarial aún a costa de que los canales dejen de prestar servicios esenciales.

Comentá la nota