Para Giorgi, no hay que tocar las retenciones

Por: Santiago Fioriti

Se abrazó con Carlos Heller, dijo que asistía a saludar en representación de Cristina Kirchner y encaró los micrófonos. En su primera actividad pública como ministra de la Producción, Débora Giorgi, aprovechó para marcarle la cancha al sector agropecuario: "Me reuní con Carlos Cheppi y estamos trabajando en la línea que sigue él.

¿Las retenciones? Están en el nivel adecuado y no analizamos una baja".

La ministra, que asumió el jueves, cerró el acto que el Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos organizó para celebrar el 50° aniversario y por los 30 años que se cumplirán en marzo de la fundación del Banco Credicoop. "Esta crisis tan grande que viene del norte nace por aquellos preceptos que son los opuestos a los de los cooperativistas. Se pensó en forma egoísta, de modo irresponsable. Se pensó especulativamente y con beneficios para pocos", piropeó Giorgi en un Luna Park colmado.

El derrumbe global de los mercados transitó buena parte del acto. Heller, el director del Credicoop y posible candidato a diputado en 2009 por un frente de centroizquierda que aún está en formación, dio a entender que detrás de la crisis asoma una oportunidad para la región: "Es un momento particular porque asistimos a una disputa entre un modelo como el neoliberal, que se resiste a morir, y otro que lucha por afianzarse".

Aliado del Gobierno en las grandes decisiones de la era K, pero siempre dispuesto a no ocultar sus diferencias (cuestionó el blanqueo de capitales), Heller dijo que hacía suya una frase de Néstor Kirchner: "Hace falta que nuestros dirigentes sean todo lo transgresores que tienen que ser. Ya sabemos cómo nos va a ir si le hacemos caso al Fondo Monetario".

Rodeado de personalidades políticas como el secretario de la presidencia, Oscar Parrilli; el vicejefe de Gabinete, Oscar González; el ex canciller Rafael Bielsa, el legislador Aníbal Ibarra, el presidente del PC, Patricio Echegaray, y del titular de la CTA, Hugo Yaski, el dirigente leyó una serie de pedidos. Entre ellos: subsidios en las tasas para facilitar las inversiones de las pymes, una nueva ley de entidades financieras ("más moderna y con beneficios para el servicio público") y una mayor participación ciudadana en la gestión del Estado. "Sin solidaridad no hay futuro. Es indispensable", expresó.

Comentá la nota