Para Giacomino, Juez y Kammerath son iguales

El intendente de Córdoba profundizó su ruptura con el jefe del Frente Cívico, a quien criticó por el nombramiento de unos 5.000 agentes municipales antes de dejar la gestión, en 2007. Defendió su relación con el gobernador Schiaretti y afirmó que "Córdoba no estaría tan postergada si los intendentes no se hubieran peleado con los gobernadores", igualando de nuevo a Juez y a Kammerath.
En una profundización de la brecha que lo separa de Luis Juez, el intendente Daniel Giacomino equiparó las gestiones comunales de su antecesor y del menemista Germán Kammerath, a las que calificó de "muy malas para la ciudad de Córdoba". Fue ayer en decalaraciones a la emisora radial Cadena 3.

No es la primera vez que el jefe municipal afirma que el Frente Cívico y el Frente Nuevo, las fuerzas que los llevaron a la intendencia a él y a Juez, tiene una "deuda de gestión" con los vecinos de la Capital.

Pero esta vez, Giacomino avanzó más en su diferenciación y puso al mismo nivel al ex intendente con Kammerath, a quien éste había escogido como principal contrafigura entre 2003 y 2007.

"Las gestiones de Germán Kammerath y Luis Juez han sido muy malas para la ciudad de Córdoba", aseguró el titular del Palacio 6 de Julio, quien fue viceintendente de Juez entre 2003 y 2005 y luego representó al Frente Cívico como diputado nacional en el Congreso de la Nación.

Las declaraciones fueron hechas desde San Francisco, la ciudad natal de Giacomino, horas antes de viajar a Córdoba para participar de un acto de la agrupación peronista-kirchnerista Megafón, en esta Capital.

Giacomino orientó nuevamente sus críticas a los 5.000 empleados que Juez efectivizó al final de su gestión municipal, lo que obliga a gastar más del 70 por ciento de los ingresos comunales en salarios del personal. "En enero de 2004 la Municipalidad de Córdoba tenía 7.100 empleados y en cuatro años se jubilaron 2.300. Pero cuando me tocó asumir había 10.100; esto quiere decir que fueron nombrados algo más de 5.000", precisó el intendente, y admitió que, por la carga salarial, el año pasado fue "bastante difícil" para las finanzas municipales.

No fue el único mensaje de guerra al ex socio político.

Giacomino criticó la pésima relación de Juez con el ex gobernador José Manuel de la Sota (y por consiguiente la de Kamme-rath con ídem) y defendió su buen diálogo con el actual mandatario, Juan Schiaretti.

Tras asegurar que mantiene con el gobernador "no una relación política sino institucional" avanzó aún más y afirmó que "Córdoba no estaría tan postergada si los intendentes no se hubieran peleado con los gobernadores como se pelearon".

"Siempre hago autocríticas, he cometido muchísimos errores, soy una persona que admite los errores y si tengo que cambiar sobre la marcha lo hago, no me molesta ruborizarme: no soy un terco y un obstinado en la administración", remarcó. Sobre sus planes políticos futuros, el intendente dijo que no resolvió "nada para 2011", aunque desde las agrupaciones más cercanas del Frente Cívico apuestan a su candidatura a gobernador de Córdoba, en dos años.

Al respecto, contó entre la dirigencia más cercana a "muchos intendentes radicales", de quienes no brindó nombres. "Pero creo en el pluralismo con el Frente Grande, el Partido Intransigente y el Partido Justicialista", amplió el jefe comunal. Justamente con esos sectores se lo vio durante las primeras horas de la tarde de ayer, a horas de viajar a Buenos Aires (este martes), donde lo espera una nutrida agenda de gestión y de política.

Comentá la nota