Para Gerardo Morales, "el juez Faggionato tendría que ser removido"

Aunque férreo opositor del candidato de Unión-PRO, el titular del radicalismo consideró que la citación de De Narváez por parte del magistrado es "puro operativo".
El presidente de la UCR, Gerardo Morales, consideró hoy que el juez federal Federico Faggionato Márquez "tendría que ser removido" de su cargo porque es "puro operativo" la citación de Francisco De Narváez por la causa de la efedrina.

"No me parece que sea un juez que dignifique a la República, tendría que ser removido", evaluó el senador jujeño, en defensa de su rival del peronismo disidente. En declaraciones radiales, el jefe de la UCR atribuyó el llamado a indagatoria a De Narváez al gobierno nacional, y afirmó que de Faggionato Márquez "se puede esperar cualquier cosa". "Después de la denuncia empezó a mover la causa de efedrina", señaló Morales, sobre una presunto "canje" del magistrado con el oficialismo para evitar su destitución en el Consejo de la Magistratura.

"Es puro operativo porque sabe que está denunciado en el Consejo de la Magistratura", enfatizó el radical, en una fuerte embestida contra el magistrado federal. Para el senador Morales, esta citación "no va a afectar" de manera negativa al candidato de Unión-Pro, y contrariamente estimó que "va a mejorar su posición" en las encuestas. "El Gobierno se equivoca (porque) normalmente estas cosas terminan mal para el que las hace. Nosotros en este tema no nos prendemos porque son todos operativos judiciales, que tienen un vértice que está en el Gobierno que está dispuesto a hacer cualquier cosa por mantenerse en el poder", afirmó el referente del Acuerdo Cívico y Social (ACyS).

A pesar de sus fuertes críticas a De Narváez en tiempos de campaña, el ACyS se solidarizó desde un principio con el referente del justicialismo disidente en el marco de las acusaciones por su supuesta vinculación con el tráfico de efredrina. Semanas atrás, la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, y el radical Ricardo Alfonsín se comunicaron incluso telefónicamente con De Narváez para interiorizarse sobre su vinculación en la causa judicial, ya que dijeron sospechar de una "operación fascista" del Gobierno en contra del candidato de Unión PRO.

"Lo llamé junto a Ricardo Alfonsín como siempre llamo a los dirigentes opositores cuando tengo sospechas de operaciones fascistas", sostuvo Carrió. De este modo, la referente opositora se diferenció así de su socia bonaerense, Margarita Stolbizer, quien había pedido a De Narváez que bajara su candidatura hasta que se aclarara su situación.

Comentá la nota