Para garantizar el servicio este año OSM necesita 3o millones de pesos

El encuentro estaba previsto para el lunes pero se suspendió hasta ayer, porque el vicegobernador, Cristian Racconto, no había sido invitado. Finalmente se realizó en Obras Sanitarias, pero ningún ministro del Ejecutivo se hizo presente para escuchar el informe de la auditoría técnica que Celso Jaque quería que analizaran todos y cada uno de sus funcionarios. De los datos que surgieron del informe se reveló que la firma necesita 30 millones de pesos para garantizar el servicio este año.

El enfrentamiento tampoco permitió avanzar en el análisis del plano jurídico y técnico que permitirá a la intervención comenzar a delinear la caída de la concesión que ya está decidida.

De esta manera, el enfrentamiento político entre el vice, a cargo de la gobernación, y los ministros de Jaque parece no tener retorno. Esto no se puede ocultar, incluso, hasta cuando hay temas de gestión que realmente interesan a los mendocinos. Las excusas fueron de lo más variadas, pero lo cierto es que no estuvieron presentes.

De todas maneras, al salir de la reunión, que duró poco más de 3 horas, el director del Ente Provincial de Aguas y Saneamiento (EPAS), Javier Montoro, confirmó que en la auditoría que se conoció ayer, la desinversión histórica está calculada en 88 por ciento. Estos datos coinciden con el informe previo que se hizo en el EPAS en el 2008 y que fue una pieza clave para que el gobernador decidiera intervenir la prestación del servicio. "Sólo si comparamos la segunda carta de entendimiento vamos a verificar que 66 por ciento de las cosas no se ha cumplido", sostuvo Montoro tras el encuentro.

A pesar de esto, Racconto, dice que, al ingresar a la empresa, habló con los usuarios y le mostraron que algunos de sus reclamos se solucionaron.

Mientras, el interventor de la empresa, Gonzalo Dávila, afirmó que para cerrar el 2010 con pautas de mantenimiento preventivo se necesitan 30 millones de pesos. Esto es sólo parte del plan estratégico para recuperar el alicaído servicio, porque en total se necesitan unos 600 millones de pesos.

Dávila aceptó que el Gobierno logró continuar prestando el servicio porque se incrementó el agua en el mismo momento en que se intervino. En este sentido, el técnico confirmó que, para operar hasta fin de año, se necesitará ayuda extra, aunque no quiso opinar si será financiamiento internacional, nacional o simplemente otro decreto de aumento.

Uno de los asistentes confirmó que, en la segunda parte de la reunión, se había previsto analizar los instrumentos jurídicos y técnicos, además de los pedidos legislativos, que Jaque necesitará en marzo para determinar la caída de la concesión. Sin embargo, ante la ausencia de ministros, la reunión se enmarcó en un mero análisis para Racconto, el único que no conocía el verdadero estado de la empresa.

TRAS LA REUNIÓN. Según Dávila, esta intervención cambió el modelo con el que venía trabajando la empresa, porque ahora se opera antes de la rotura y antes se operaba sólo frente a inconvenientes.

En un breve diálogo con la prensa, el interventor sorprendió con una afirmación, porque entendió que a los anteriores operadores no les cerraban los números para operar con la tarifa anterior y obtener rentabilidad. Sin embargo, inmediatamente hizo hincapié en que "ningún inversor se queda en una empresa si esta pierde plata durante 10 años".

Los datos que surgen de la auditoría técnica que llevó adelante José Luis Puliaffito no difieren demasiado de los del Ente Provincial del Agua y de Saneamiento (EPAS). Este informe se elaboró para elevarlo ante la Suprema Corte de Justicia. En él se revelaba que en los últimos 12 años la empresa cumplió sólo con 12,47 por ciento de las inversiones que estaban previstas en el contrato sellado con el Estado provincial en 1996. Incluso, daba cuenta de que en el primer año, cuando se había comprometido a desembolsar 7.561.584 de pesos, no invirtieron ni una sola moneda. En el mejor de los casos –en el 2003– sólo cumplió con la mitad del Plan de Operación y Expansión (POE).

Comentá la nota